sábado, 28 de abril de 2012

LA BARAJA DE LA MAGIA DE LA MEDIACION

Hace ya varios años diseñamos una baraja de cartas para el taller de magia y mediación, hoy os presento la
INTERPRETACIÓN DE LA BARAJA DE LA MEDIACIÓN: MAGIA Y MEDIACIÓN.- 1.- Existen 4 “palos” de la baraja francesa adaptada a la mediación: a) Picas: Representa el “proceso de mediación”; el “embudo” por el que se produce el encuentro de las partes en conflicto. b) Rombos: Representa “la posición de las partes”. El “rombo” es lo prohibido, lo que debemos profundizar cuando las partes vienen desde una posición solicitando la aplicación del “derecho” o del “poder” debiendo trabajar los mediadores y mediadoras en la búsqueda del verdadero “interes”. c) Trébol: Representan “los modelos a aplicar en la mediación”. El trebol supone “deshojar” el mismo, buscando el modelo ideal para intervenir en el conflicto que se nos plantee: el lineal, el transformativo, el circular, el estratégico, el del reconocimiento o el de la ilusión son entre otros los que se aprenden en formación. d) Corazones: Representa “el conflicto”. Las emociones están vertidas en cada conflicto y ello viene desde “el corazón de las partes”. 2.- De los 4 palos: Picas y trébol, son figuras sólidas, es decir vienen “rellenas de color” ello supone que el proceso y los modelos están contrastados desde la propia teoría del conflicto. Mientras Rombos y corazones están abiertos no rellenos de color, ello supone que posiciones y conflictos hay que profundizar para conocerlos y traspasar la berrera de la “figura”. 3.- La numeración en las distintas cartas, en todas vienen fuera de la figura salvo en “corazones” donde se encuentra dentro. 4.- Los llamados “comodines” representan figuras de mediador/mediadora, vestidos de magos o brujos. 5.- No existe físicamente el As de cada palo. Está la carta pero no viene identificada con un As. Los mediadores no “tenemos un as bajo la manga” como mucha gente puede pensar solo somos “mediadores” 6.- Por último las figuras de cada palo, no hemos querido representarla con las tradicionales cartas del Rey, Reina o Alférez. En una baraja tradicional observamos que en ellos se determina el poder: el rey junto a un bastón de mando o espada, la reina con una flor y el alférez siendo así algo como la infantería. Hemos querido eliminar las figuras dada la sociedad en la que vivimos y que las partes fuesen el “Hombre”, la “mujer” y los “Adolescentes”, en igualdad de condiciones.

viernes, 20 de abril de 2012

PARA MEDIAR.... NADA MEJOR QUE LA FERIA


Muchos dicen,"La Feria es una fiesta para los sevillanos. Los de fuera no podemos entrar en la mayoría de casetas”. Tienen parte de razón pero… también tiene su razón. El origen de la feria de abril de Sevilla es el 25 de agosto de 1846 cuando Narciso Bonaplata (catalán) y José María de Ybarra (vasco) (como si fuera el inicio de un chiste)redactaron una propuesta que llevaron al Cabildo Municipal pidiendo que le autorizaran durante los días 19, 20 y 21 de Abril para celebrar una feria anual de ganado. En el Prado de San Sebastián de Sevilla se reunian las familias alrededor de la posibilidad en esas fechas de feria de venta del ganado. Era y ha sido costumbre que cada uno se llevaba de su casa comida, muebles y algún que otro enser para poder pasar esos 3 dias alrededor de la actividad (eso significaba que era como una “extensión” de tu propia casa, donde invitabas acomer a quien tu veias oportuno y donde te llevabas “tus cosas personales”. Creo que ese es el origen de esta llamada “privacidad”. Por eso los sevillanos que tienen casetas propias, (no todas las casetas son propiedad de sevillanos, muchas son gestionadas por empresas) hacen de la caseta un trozo más de su propia vivienda donde reciben a los distintos grupos de amigos, familiares, conocidos e invitados, todos tratados con la misma cordialidad en un ambiente amigable y de relajación, donde se les invita a comer, beber y bailar sevillanas.
Pero pasarlo bien en la Feria no es misión imposible sin necesidad de que seas sevillano o tengas caseta en la feria. Por eso sirva este artículo para animaros a disfrutar de nuestra Feria y que evitemos LOS CONFLICTOS, porque si no… bueno no pasa nada, la FERIA ES UNA GRAN EXCUSA PARA PODER MEDIAR.
En primer lugar, hay que seleccionar con cuidado los donde quedar para recorrer y pasear por la feria. Nada de encontrarse con los amigos "debajo de la Portada". Esa indefinición conduce a tener que esperar más de la cuenta porque es fácil perderse en una explanada tan amplia. Es mejor quedar fuera de la feria para luego entrar todos juntos.
Una vez en la Feria hay que recordar que “El buen feriante”, ojo, no va alcoholizado sino tan sólo entonado.
A la hora de buscar una caseta donde pasarlo bien, con buena armonía, buena sintonía y sonriendo, saludando a un lado y a otro se puede acceder donde quieras… de verdad . Estar ocho horas seguidas bailando y bebiendo en diez metros cuadrados es la esencia de la Feria.
Para entrar en cualquier caseta, nunca hay que pretenderlo en grupos muy numerosos. Hay que tratar de acceder con seguridad, nada de dudar porque en tal caso queda claro que no somos socios y estaremos vetados. Siempre cabe la opción de decir que se va de parte de algún socio que se llama Paco, Antonio o algún nombre muy común.
Un último detalle importante: hacerse amigo de algún sevillano. El sevillano y la sevillana es MEDIADOR POR NATURALEZA. La gente es muy hospitalaria y es fácil trabar amistad. Con un aliado de dentro todo será más fácil. .
Recordar siempre que en la feria, mi slogan es siempre el mismo, derrocha felicidad, haz feliz a quien tengas al lado y seras mucho más feliz. Bienvenidos a la feria de Sevilla.

martes, 3 de abril de 2012

EL BALCON DE DERECHOS DE BRASIL


El Programa “Balcão de Direitos” ( o el Programa) es uno de los proyectos de “Viva
Río”, una organización no gubernamental, sin fines de lucro y apolítica que incentiva
individuos, asociaciones y empresas a construir una sociedad más justa y
democrática.
El Programa fue creado en 1996 para contribuir a la promoción del acceso a la
justicia a los habitantes de las favelas (poblaciones marginales-poblaciones) de Río de
Janeiro. El Programa comprende asesoría jurídica gratuita y un programa de
“democratización de derechos”, entendida como el acceso en forma igualitaria de
toda la población a los derechos civiles, políticos y sociales. En ésta línea, el
Programa promueve y disemina información en materias de justicia, derechos civiles
y derechos humanos y organiza talleres, seminarios y prepara documentación con
miras a informar a la población respecto de sus derechos. El Programa también cuenta
con una sección dedicada a la mediación de conflictos como una alternativa para los
ciudadanos a acudir a los tribunales de justicia. En 2004 el programa Balcão de
Direitos completó 8 años de vida.
El Programa busca contribuir a la formación de una sociedad apta para ejercer sus
derechos y deberes de forma ciudadana y democrática en ciertas comunidades de Río
de Janeiro. Busca disminuir las distancias entre un mundo de derechos establecidos
sólo formalmente y otros “mundos”-las favelas- que, excluidos de esos derechos
fundamentales, terminan creando códigos éticos locales y alternativas de justicia
comunitaria.
El Programa se implementa a partir de socios comunitarios que sirven como
referencias en estas localidades y canalizan sus demandas de justicia social hasta el
Balcão. Por medio de la orientación jurídica y de la búsqueda de soluciones pacíficas
para conflictos, a niveles personales y colectivos, actúa por medio de acciones de
mediación, conciliación y capacitación, el Programa busca difundir información en
sus redes de relaciones comunitarias a fin de que el proyecto se multiplique en
iniciativas semejantes y auto generadas.
Uno de los aspectos más importantes para el funcionamiento y efectividad del
Programa es la participación de voluntarios. Voluntario es aquél que dona su tiempo,
conocimientos, habilidades individuales y experiencia en forma gratuita y responsable
a favor de un grupo o causa que precisa de ellas. El trabajo voluntario es, ante todo,
una práctica cívica, una forma de ejercicio de la ciudadanía, transformando
necesidades en posibilidades de acción. El Programa pretende precisamente conectar
esas personas que poseen conocimientos específicos y vocaciones específicas con
áreas donde los derechos y la ciudadanía son ignorados.

lunes, 2 de abril de 2012

EL MAGO "PIRAGO"


“El Mago Pirago”

... Lenguas de gato, dientes de cocodrilo, pestañas de buho, alas de mariposa y un poco de azúcar y ya está. A los pocos segundos la planta empezó a crecer tanto que llegó hasta lo más alto de la estantería llena de libros. Otra vez el mago Pirago había hecho de las suyas.
Su cuarto era muy especial porque junto a libros de aventura y de Mortadelo y Filemón, cuadros de pintura sin terminar y un ajedrez gigante, se apilaban una tras otra, muchas cajas con juegos de magia. No sabía cuantas tenía y dentro cientos y cientos de juegos mágicos de los más sorprendentes. Una bola de cristal que encerraba en su interior al más famoso de todos ellos: Merlín. Un sombrero donde vivía una familia completa de conejos de gomaespuma, junto a decenas de barajas de cartas españolas y francesas (entre ellas la de Mario el Mago), desde la más diminuta hasta la que tenía el tamaño de una ventana.

Y varitas mágicas, ¡ era su colección!, desde la más grande que volaba por la habitación con solo la indicación de un dedo, hasta la que le regalaron Magín o Houdini.

Los niños iban a verlo de vez en cuando y le pedían que hiciera magia, su magia, aunque los más mayores no creían en él, ¡ tendrá truco! - decían-, pero el mago Pirago sabía que no era así, que todo lo aprendió de aquél libro que su padre le regaló, de una vieja librería y que una vez que lo memorizó, un día desapareció de su librería.

Un día el mago Pirago quiso compartir uno de sus secretos mejor guardados. Para ello llamó a todos sus amigos, incluidos aquellos que no creían en él, los sentó alrededor de la mesa, con el cuarto a media luz y les dijo:

- quiero compartir con vosotros algo especial, la ciudad de la magia - exclamó.
Todos se sorprendieron y Pincho, el más pequeño, le preguntó:
- ¿qué es, otro juego de magia?
- No - contestó el mago Pirago-, vais a venir conmigo a través del tiempo a conocer en la ciudad de la magia al mago que todo lo sabe.
- Eso es imposible, exclamó Paloma, mis padres no me dejan que nos vayamos porque es muy tarde.
- No os preocupéis -dijo Pirago-, cerrad los ojos, respirad profundo y decid todos: ¡¡estantermoviebrecalle es!!.

Asi hicieron y a los pocos segundos, detrás de ellos, junto a la puerta de la habitación, una de las estanterías empezó a desplazarse, dejando al descubierto un pequeño pasadizo iluminado con unas velas rojas, que dejaban ver un camino profundo.
Todos se quedaron sorprendidos, pero Pirago les invitó a que no tuvieran miedo y entraran tras de él en el pasadizo. Uno tras uno fueron entrando en él, no se apartaban de Pirago. Es más se podría decir que parecían una misma sombra. Al final del pasadizo se veía luz y hacia allí se dirigieron; pero cual fue su sorpresa cuando se dieron cuenta de que se encontraban en el centro de una gran plaza, donde los personajes más curiosos y los animales más extraños se encontraban paseando y conversando tranquilamente en multitud de lenguas que nuestros amigos no podían entender. Magos con grandes capas y sombreros, acompañados de gatos con cabeza de ratón, buhos con alas de mariposa o conejos sin orejas, estaban alrededor de ellos.

Pirago les dijo: No tengais miedo, todos son como yo y vamos hacia allá, al fondo, donde está esa antigua librería.
Se dirijieron hacia allá y abriendo la puerta con sus manos encontraron un anciano, de largas barbas y pelo rizado. Pirago le saludó: ¡Hola Merlín!. ¡¡Era el mago Merlín!!, ante los ojos de todos, del que tanto habían oído hablar.

-Bienvenidos -dijo Merlín mientras bajaba por una escalera sin peldaños- perdonad, pero tengo que ir al almacén que me están esperando tres amigos que seguramente conoceréis: Melchor, Gaspar y Baltasar que vienen por polvos mágicos para sus camellos y pajes. Pero, mientras... ¿vosotros que queréis?.
Mientras todos tenían los ojos bien grandes y asombrados, Pirago tomó la palabra y dijo:
- Nosotros también tenemos prisa, solo quería que pudieras entregar un libro a cada uno de ellos para iniciarse en la magia.
- Bien -dijo Merlín- aquí tengo algunos de los que me pidió Juan Tamariz, pero como no vendrá hasta la semana que viene podéis llevároslo.

Todos los cogieron sin agolparse como si de un tesoro se tratara, entre sus brazos y los apretaban contra su barriga mientras se miraban unos a otros, para que no se perdiera ninguna hoja.
No querian irse de allí, eran esponjas ante todo lo que querian mirar y preguntar para aprender, pero Merlín les dijo una cosa más antes de irse:

- Recordad, llevais un libro para conocer el mundo de la magia, pero la verdadera magia, como la del mago Pirago, está en vosotros, en vuestra mente, en vuestro alrededor, en cada uno de vuestros amigos y familiares, solo tenéis que hacer que salga hacia fuera con la palabra y con la ilusión.

Seguidamente se marcharon de allí. La plaza estaba ya desierta y una luz nos invitaba a seguir el camino de vuelta y... como si no hubiera pasado nada, en segundos de nuevo, estaban sentados junto a la mesa en el cuarto del mago Pirago. No creían lo que había pasado, es más, se preguntaban si de verdad habían ido a algún sitio, pero... algo les delataba: Tenían un libro de magia entre las manos, un libro cuyas páginas cuando cada uno abrió en su casa al regresar, estaba en blanco, pero habían aprendido una cosa: que los demás no podían verlo pero ellos conocían el verdadero sentido, Merlín se lo dijo: la palabra y la ilusión.