viernes, 2 de diciembre de 2016

¿PORQUE LA SONRISA PARA MEDIAR?


¿Qué tendrá la sonrisa que a todo el mundo llega?. Siempre digo en nuestros cursos de formación en mediación y gestión de conflictos que para que, crean en ti, para que te legitimen en el proceso, para que sepan que vas a estar ahí, ayudándoles en el “camino que tienen que recorrer en sus vidas” para una vez salgan del conflicto, puedan viajar hacia el destino que desean… debes llevar durante el viaje tu mejor sonrisa.
Quizas, esto no se vea muy profesional, ya que se nos olvida a la hora de hablar de las cualidades del mediador, pero os aseguro que su eficacia y la empatía que produce no tiene límites. No olvidemos que en nuestra formación necesitamos conocer la comunicación no verbal y su significado, y en ella entra la sonrisa. Desde un punto de vista fisiológico  una sonrisa es una expresión que refleja placer, asentimiento, convicción; la sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y sobre todo debe ser una SEÑAL DE PRESENTACIÓN. Mostramos cordialidad y con ello poder decirles con nuestro gesto… aquí nos tienes, para ayudarte en lo que necesites

Ni que decir tiene además, que los estudios hablan, de alargar la vida, gozar de mejor salud, incluso de poder desarrollar mayor inteligencia y equilibrio emocional
Si la mediación necesita de la confianza como medio para llegar a la gestión del conflicto, la sonrisa puede ser su herramienta

Frente a esta sonrisa, aparece la enigmática sonrisa de la Gioconda, o sonrisa inalcanzable, famosa porque al observar sólo su boca sonríe pero si miras a la vez su boca y sus ojos la Mona Lisa está triste.. La sonrisa donde ojos y boca no están sincronizados se denomina sonrisa artificial, cuidado con ella porque no nos servirá en nuestro trabajo.

Explica Isabel Serrano, psicóloga, que en la tradición oriental, los maestros taoístas utilizan una meditación conocida como el poder de la energía de la sonrisa que favorece la salud y la paz interior. Es una forma de conexión y amabilidad hacia uno mismo.

La verdad que hoy en día podemos decir que la sonrisa no cuesta nada y vale mucho

martes, 29 de noviembre de 2016

NEGOCIAR EN TIEMPOS REVUELTOS. LA MEDIACION EN TRES DIMENSIONES

El conflicto supone momentos de ansiedad, de incertidumbre, de no saber qué hacer. Por eso pensar en esos momentos que las emociones han aflorado no es fácil, requiere mirar más allá y sobre todo PENSAR en TRES DIMENSIONES. Es por eso que las personas actuamos instintivamente con lo que en otros artículos he llamado nuestro sexto sentido, la mayor parte del tiempo, es más fácil y rápido. Por eso, si pensar de por sí es difícil, pensar en tiempos revueltos, cuando es más necesario, lo emás.                                                             .
Analizar que pasó en su relación, se convierte en algo fundamental y sobre todo donde desean ir las partes implicadas en el conflicto, por eso podemos decir que nuestra misión en una mediación es ser agentes de viaje en la vida de los protagonistas para acompañarles en el trayecto que comprende, cómo se encuentran y cómo quieren estar en el futuro, con ello percibimos la realidad del camino a recorrer, que obstáculos existen y la dirección a seguir en relación al espacio y tiempo.                                                  .
Llegaremos a reproducir mentalmente objetos que se han observado. Ver el conflicto en diferentes circunstancias. Conseguir que una imagen fija cobre vida en tres dimensiones, nos hace encontrarnos en un espacio nuevo en el que el reconocimiento y la deconstrucción del problema nos será más fácil.
Anticiparse a las consecuencias de cambios espaciales, y adelantarse e imaginar o suponer cómo puede variar el conflicto y la relación de las personas implicadas, que sufre algún tipo de cambio con nuestro trabajo, es la alquimia de la mediación. Por ello entiendo que debemos mediar y pensar en tres dimensiones. Es aquí donde me vino a la mente un libro que me regalaron hace muchos años que se llamaba EL OJO MÁGICO. En el mismo aparecían fotografías, a veces hologramas que tras un tiempo mirando y pensando, se nos aparecía una figura nueva tras él. Dicen los expertos que pensar de forma bidimensional supone ir de un lugar a otro utilizando un camino único, con un pensamiento lineal donde una situación es asociada a otra, y se busca la causa de la relación entre una y otra.
Es verdad que existe esta relación concreta causa efecto entre estos dos elementos cuando analizamos un problema, pero también lo es, que no se consideran otros factores lo suficientemente importantes que son parte de una ecuación más grande.

El ejemplo más importante para poder explicarme y que el lector entienda mi mensaje está en el deporte. Cuando en baloncesto, fútbol o cualquier otro deporte, en un partido, un equipo juega contra otro, la relación bidireccional es claro, ambos luchan por conseguir sus objetivos que no es otro que doblegar al contrario, por eso nunca vemos tres equipos a la vez jugando entre sí.
La mente humana parece entender mejor y reconocer el dualismo en el contexto de uno contra uno. En un partido de tenis el espectador, (en nuestro caso “el observador de un conflicto”), el modelo en dos dimensiones es claro, va de un lado al otro en el debate, el diálogo o la discusión. Por eso apuesto por  entender una mediación en tres dimensiones.                                      .

Para ello siguiendo con el ejemplo del deporte…debemos ir más allá no quedarnos en el partido en sí entre dos equipos, sino pensar más en el campeonato, en la posibilidad por ejemplo de unos playoffs que va a representar una interpretación más tridimensional de los objetivos a conseguir. Es ahí donde entramos los mediadores, en esa interpretación en 3D de lo ocurrido, sobre todo por dos razones muy poderosas: por un lado el mediador ha de sentirse parte del camino de gestión del conflicto; y por otro lado, porque somos nosotros los que de forma totalmente objetiva podemos ver “más allá” donde las partes no alcanzan a ver porque el problema les ciega.                                  .
El pensamiento en tres dimensiones cuando nos encontramos en “tiempos revueltos”,  no se detiene en la relación uno y otro, sino que trata de identificar otro escenario, ver más allá. Nos ofrece la libertad de pensamiento para poder salir de un callejón sin salida, rompiendo las cadenas que atan a las partes. Por eso empecemos por nosotros mismos … ¿Eres capaz de ver más allá en este dibujo?. Si es así estás en el camino, si no….no dudes en venirte con nosotros para aprender a ver en tres dimensiones

lunes, 21 de noviembre de 2016

CONOCE TU AVATAR

CONOCE TU AVATAR PARA MEDIAR
Para poder conseguir que confíen en ti en una mediación, nada más importante que conocerte a ti mismo, saber cuales son tus principales habilidades y porque no… cuales tus debilidades para convertirlas en virtudes. Por eso hoy os quiero hablar de vuestro AVATAR. Se dice que en internet y en otros tipos de tecnologías como wassap, videojuegos, etc. se denomina avatar a una representación gráfica, normalmente con rasgos humanos, que se asocia a alguien que sea usuario de la red y con ella se identifica. Por otro lado los avatares pueden ser fotografías o dibujos artísticos, y algunas tecnologías permiten el uso de representaciones en tres dimensiones.
Si hablamos de religión, por ejemplo en el Hinduismo, podemos decir que el avatar puede ser la reencarnación de algunos dioses, porque tratamos de espíritus que ocupan un cuerpo terrenal, lo que supone una representación en la tierra de algún dios.  
El término se hizo famoso gracias a una película de ciencia ficción de 2009 dirigida por el famoso James Cameron, donde los personajes, para conseguir entrar en la atmósfera un planeta llamado Pandora, “deben introducirse en un avatar (el cuerpo de un indígena llamado “na`vi”) para interactuar con los nativos del planeta y convencerlos de explotar sus recursos naturales y minerales”.

En mediación se necesitan profesionales, bien formados y que sean capaces de “bucear” cual avatar en las emociones, en los sentimientos, en los intereses, en las necesidades de las partes en conflicto. ¿Cuáles son los verdaderos secretos del mediador?, sabiendo que no hay que esperar que seamos “supermanes” o “superwomans”, simplemente necesitamos que nuestro avatar consiga: La modestia, la sencillez y la naturalidad.
Que utilicemos de la mejor forma nuestras dotes de comunicador y de discreción, que nos lleve a la prudencia.
Que tengamos plena convicción en lo que hacemos, para conseguir con ecuanimidad, la sobriedad y el ejemplo ante los mediados
En definitiva, tener con nuestro esfuerzo, la capacidad de ver más allá lo evidente. La poderosa arma del sentido del humor, con la que conseguir una especial sensibilidad y humanidad que nos permita mirar en los entresijos del problema
Siempre se habla también de la capacidad de escucha activa, comprensión y paciencia, que no debe abandonarnos durante el proceso de mediación, para conseguir a través de la persuasión, la disposición de las partes enfrentadas a cambiar el rumbo (hay que viajar ligero de equipaje).
Y todo ello no se puede conseguir más que con nuestra ética e integridad para poder conseguir la traducción de los mensajes que se lanzan, aquellas personas que un día perdieron su canal de comunicación.
No me digáis queridos lectores, que no es un trabajo apasionante; que no es como planteamos al inicio de nuestro artículo, un viaje en busca de “nuestro AVATAR”. La competencia del mediador o mediadora debe ser tanto:
n  Intelectual: para tener una gran visión estratégica, saber planificar y  evaluar el conflictos
n  Interpersonal: Para conseguir la capacidad de dirigir y comunicar
n  Personal: Con la que conseguir la credibilidad y creatividad que tanto propugnamos desde nuestra Escuela Sevillana de Mediación

Tenemos que prepararnos para ponernos en la piel de los mediados y saber trabajar en mediación, por eso no dejes nunca de buscar tu avatar.

martes, 25 de octubre de 2016

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA...MEDIACIÓN EN LA PROPIEDAD HORIZONTAL


Eran los años 60 cuando una malagueña dio a luz a quien hoy os escribe y que desde pequeño creció entre libros y tebeos. Sus compañeros de juego eran “Mortadelo y Filemón, “Pepe Gotera y Otilio” o el “botones Sacarino” y su imaginación volaba una y otra vez al nº “13, Rue del Percebe”, una serie de historieta creada por Francisco Ibañez que se publicaba en una revista infantil que se llamaba “Tío Vivo”
13, Rue del Percebe es una macroviñeta que ocupa una página, que representaba un edificio y por ende una Comunidad de Vecinos, con distintos “apartamentos” abiertos al lector y la comunidad que lo habita, asi los definen en wikipedia:
·         Planta baja
·         Una tienda de ultramarinos: de un desconfiado tendero quien regentaba su “colmado” que siempre encuentra modos de engañar a las clientas con el peso y la frescura de la mercancía.  
·         La portería: Se encuentra anexa al Colmado, habitada por la cotilla portera de la comunidad de vecinos, con moño, chal, delantal, falda oscura y escoba para barrer.  
·         El ascensor:  un personaje por derecho propio de igual modo, pues sufre las más diversas peripecias y fenómenos. Lo mismo no funciona bien o incluso desaparece porque es robado por alguien.   
·         La alcantarilla: Frente a la portería habita Don Hurón nada más y nada menos que en una alcantarilla, que posiblemente le fuera alquilada por la dueña de la pensión. A menudo aparece comentando sus problemas con la portera, generalmente sobre transeúntes despistados que caen por el boquete de la alcantarilla o sobre los intentos de una serie de ratas que viven en el pozo por disputarle la vivienda.
·         Primera planta
·         Primero izquierda: Es la consulta de un  veterinario no muy competente con una variopinta clientela.
·         Primero derecha: Vive la mezquina dueña de una pensión continuamente superpoblada, en la que destacan los intentos de la mujer por alojar a más inquilinos  de los que permite la vivienda
·         Segunda planta
·         Segundo izquierda: En este piso habita una anciana de la   Sociedad Protectora de Animales que, eterna amante de éstos, no deja de cambiar de mascota  ni de tener los más variados problemas con ellas
·         Segundo derecha: Es el único piso cuyo inquilino ha cambiado con los años. En principio vivía un científico loco que infatigablemente trabajaba en crear monstruos horripilantes pero que siempre le salían buenazos  . Finalmente fue adquirido  por un sastre con mucha caradura y una más que cuestionable profesionalidad,  capaz de coser trajes con cuatro piernas, abrigos de pelo de camello con jorobas,   siendo incapaz siempre de reconocer sus equivocaciones.
·         Tercera planta
·         Tercero izquierda: En él vive un patoso ladrón llamado Ceferino que no parece poder dejar de robar cosas inútiles  y su fastidiada esposa.
·         Tercero derecha: Está ocupado por una mujer y sus tres hijos pequeños, incorregiblemente traviesos,  
·         Y en la Azotea
·         La buhardilla: Es un cuartucho situado en la izquierda del edificio (encima del piso de Ceferino, el ladrón) de tejado inclinado, encima del cual se encuentra el cartel que da nombre al edificio. En ella vive Manolo, un pintor que se encuentra siempre acosado por sus acreedores   
·         El gato y el ratón: En la azotea se encuentra un gato negro que generalmente es torturado por un cruel ratón que se divierte a su costa
¿Os suena en algo a la serie de televisión que se hizo famosa en España de “aquí no hay quien viva”?. Décadas después, la vida me regala poder trabajar casos de mediación en conflictos surgidos en las comunidades de vecinos. Quizás, la creatividad que ahora ejerzo se fraguo en aquellos años de 13 Rue del Percebe; quizás el experimento de disfrutar aquellas viñetas es ahora la base para llegar a la experiencia.
Dicen que la mejor medicina para gestionar los conflictos cuando las partes van a continuar relacionándose en el tiempo (cual comunidad de vecinos) es la mediación y no me cabe la menor duda

Hay que tener en cuenta que la propiedad horizontal es una institución jurídica que hace alusión al conjunto de normas que regulan la división y organización de diversos inmuebles, como resultado de la segregación de un edificio o de un terreno común.

En sí la propiedad horizontal no es un bien inmueble en particular sino un régimen que reglamenta la forma en que se divide un bien inmueble y la relación entre los propietarios de los bienes privados y los bienes comunes que han sido segregados de un terreno o edificio. La propiedad horizontal permite la organización de los copropietarios y el mantenimiento de los bienes comunes. La “Comunidad” ejerce de intereses y necesidades comunes.

Se trata por tanto de aquella especial y seccional forma de división de la propiedad que se ejerce sobre viviendas, oficinas, locales comerciales, bodegas, estacionamientos, recintos industriales, sitios y otros en que se divida un condominio y que atribuye al titular de dichas unidades un derecho de propiedad absoluto y exclusivo sobre las mismas, y un derecho de copropiedad forzada respecto a los bienes de dominio común que es quizás el principal foco de conflictividad, junto a la convivencia y el respeto mutuo.

Así pues, junto con el piso, el derecho de propiedad horizontal incluye un porcentaje de propiedad sobre los elementos comunes de todos los propietarios de pisos en el edificio en cuestión. Tales elementos se consideran necesarios para el adecuado uso y disfrute del piso, y la cuota que exista sobre ellos es completamente inherente a la propiedad del piso, siendo inseparable de ésta
En este sentido.... PORQUE MEDIACION Y PROPIEDAD HORIZONTAL? 

Bien entendido que la mediación interviene cuando hay conflictos…. Es absolutamente necesario “negociar salidas a las crisis” y
buscar acuerdos JUSTOS, EQUITATIVOS, ESTABLES Y DURADEROS

La Mediación debe ser un instrumento con potencial de transformación social


Y no solo a nivel de Comunidad y derecho privado, sino que puede llegar a mejorar los servicios públicos y la calidad de vida de los ciudadanos
 

Puede ser un instrumento que acerca la administración a los ciudadanos ya que facilita la participación individual y fomenta la democracia participativa y
 
mejora la calidad de la democracia, al abrirse un nuevo canal de participación en el cual la decisión es del ciudadano
 

La mediación les da respuestas: al conflicto con los vecinos por el ascensor, al malestar por la creación de la nuevo centro psiquiátrico, al conflicto con la comunidad china que se ha instaurado en la población, a los males olores del bar de abajo...,

No les da las respuestas que esperan: las que deseaban, lo que creían que necesitaban. Les da respuestas desde una nueva perspectiva, les enseña a pensar diferente ante su conflicto, incluso si la otra parte no quiere acudir.

Desde la administración pública o incluso la justicia si acudieran a ella, se da una respuesta: Una respuesta que son libres de aceptar, una respuesta gratuita, una respuesta que comporta un cambio en las respuestas que se ofrecen normalmente desde las administraciones, una respuesta que les facilita la participación y la responsabilización. Una respuesta que en su desarrollo puede provocar a modo de cadena, un cambio de valores y actitudes ante el conflicto de los ciudadanos de la comunidad.

PERO TAMBIEN Y SOBRE TODO HAY QUE DAR UNA RESPUESTAS DESDE DENTRO, DESDE LA COMUNIDAD, DESDE LOS ADMINISTRADORES, DESDE LA PROPIA JUNTA DE PROPIETARIOS O DE COMUNIDAD


Una respuesta que fomenta una nueva cultura,
 la cultura de la mediación, una cultura que a buen seguro se fraguó aquellos años de “estudio en profundidad” del nº13 de la Rue del Percebe.

viernes, 21 de octubre de 2016

EL EGO... NO SIRVE PARA MEDIAR


Una vez aprendí que para gestionar un conflicto los mediadores debemos cuidar mucho que las personas enfrentadas si llegan a un acuerdo, se hagan “acreedoras del éxito” obtenido, eso garantiza un buen trabajo y quizás el cumplimiento duradero de lo acordado y rápidamente me vino a la mente que puede ocurrir con los mediadores protagonistas, con aquellos que fueron formados para el éxito. Aquellos que por encima de todo tienen el “ego”. Alguien con problemas de “ego” dicen que suele ser desagradable, egoísta, maliciosa, destructiva, tiende a juzgar negativamente a los demás. El ego… carece de humildad, la humildad necesaria para trabajar en esta profesión y sobre todo para que te legitimen en los procesos

Dicen los expertos que las personas que viven dominadas por el ego están engañadas, se creen superiores y no dejan sacar lo mejor de uno mismo para ponerlo a disposición de los demás, es una demostración de como “le gustaría ser” mas que de “como es en realidad”
Esta máscara necesita halagos, aprobación de los demás, necesita tener el control de las situaciones y personas, quiere tener el poder porque en lo más profundo de su ser hay miedo, una persona deja de ser sencillo para ser “el héroe de cualquier batalla”

Muchas veces por lo que has sobrevivido… otras por lo que los demás dicen de ti para adularte… otras por los premios y reconocimientos que recibes y las menos, por lo que piensan de ti a quien tienes a tu alrededor. Tener la suerte de tener a tu lado a alguien que simplemente te quiere por lo que eres y no por lo que aparentas ser, debe ser tu referencia para dominar tu ego y asi, poner tu experiencia y tu trabajo al servicio de los demás, porque si además eres mediador o mediadora, debes ser humilde en tu trabajo.

Una persona que tiene una autoestima verdadera no tiene miedo a explorar lo desconocido, porque las desaprobaciones de los demás las acepta y no le molestan, aprovecha para aprender de lo que sale mal, sin dañar su valía personal.

El ego se alimenta la mayoría de las veces de lo que los demás piensan de ti, por eso es tan importante “sobresalir” y que en el caso de que algo no te guste… atacar. Y aquí es donde me paro a una pequeña reflexión que muchos amigos mediadores piensan pero no nos atrevemos a decir. ¿Por qué tanto ataque entre mediadores, entre escuelas, entre estilos, entre formaciones? Quizás porque nos dimos cuenta que… ¿no servimos para mediar en los conflictos?. Es difícil aceptarlo, inversiones de tiempo, personales, económicas…que quieren “alimentar nuestro ego” y lo que de verdad necesitamos es bajarnos de él.
Deja que tus emociones te lleven al camino correcto; los protagonistas son ellos, los mediados, los que se encuentran en un callejón sin salida; aquellos que acuden a ti pero para que tu les devuelvas ese poder de decidir en sus vidas y que el conflicto se los quitó; no quieras ser tu el protagonista. Acompañalos.

Hace poco escribia sobre la felicidad y de verdad no necesitas del “ego” para ser feliz. Solo necesitas hacer de lo sencillo… algo extraordinario, al final del camino todos somos iguales. Elimina de tu mente la necesidad de ganar o de tener razón   


Os aseguro que “todos llevamos dentro a una gran persona que merece mucho la pena conocer”, no dejes que el ego te saque de la mediación..

viernes, 14 de octubre de 2016

PACIENCIA Y HALLAREMOS LA PAZ A TRAVÉS DE LA CIENCIA

Paciencia y hallaremos la paz a través de la ciencia.
Tras un intenso partido que solo se pudo ganar a última hora, escuche a Sampaoli, actual entrenador del equipo de mis amores decir, “hemos tenido mucha paciencia para madurar el encuentro” “y quiero recordarle a los periodistas que esa palabra se compone de Paz y de Ciencia”. Y no dude en pensar lentamente en escribir este post.

Si  nos vamos al diccionario se define como “ la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos  y dificultades para conseguir algo con posterioridad”

Si acudimos al origen latino del concepto, podemos ver que procede del  latín pati, que significa sufrir. Incluso la palabra “patiens”  se introdujo al castellano como “paciente”, térmico que utilizamos para hablar de quien de alguna forma está en un hospital porque se encuentra enfermo.
La paciencia es un rasgo de que consigue que las decisiones se deban tomar con la perspectiva del tiempo.
Pero en mediación esa gran virtud que supone la paciencia, en ningún caso puede suponer, dejar que las cosas ocurran sin hacer nada, o aguantando situaciones adversas, como muchos piensan. Mas bien todo lo contrario, significa, trabajar de forma más intensa, por conseguir aclarar ese interés común que llevaría a construir el inicio de un futuro acuerdo. Eso solo se hace con mucha constancia, esfuerzo, poniendo “lentamente a fuego de cocción” las emociones, los sentimientos, respetando “cada condimento”.
Reaccionamos en muchísimas ocasiones de forma repentina ante las adversidades, siempre con el “salvavidas” de decir lo siento si nos equivocamos u ofendemos, pero en mediación nuestra estrategia debe llevar a conseguir la suficiente paciencia, para deconstruir el conflicto y reconstruir las relaciones como dice el Profesor Calcaterra.
La “ciencia” que nos debe llevar a la “paciencia”, supone un equilibrio entre lo ocurrido en el conflicto, que nos llevaría a esa otra palabra que tanto usamos y que pocas veces vemos: ser asertivos; la gran clave en la mediación

Difícil… claro que si. Pero sirve en todos los ordenes de la vida, y se aprende, por supuesto, al igual que crece el ser humano. Un recién nacido llora desconsoladamente sin parar para conseguir lo que quiere y los padres nos ponemos nerviosos porque, no tiene paciencia. Conforme vamos creciendo nos vamos dando cuenta de esta gran virtud para nuestros días. Mi padre al igual que otros muchos, me decían… “Javier cuenta hasta diez antes de decidir nada”. Cuantos árbitros en el deporte se equivocarían menos si tuvieran “paciencia” a la hora de señalar una infracción y analizaran en breves segundos lo ocurrido, los gestos de los intervinientes en la infracción y las consecuencias de ello.
Por eso amigos, debeis/debemos tener paciencia, sin que eso signifique quietud, todo lo contrario, esfuerzo por decidir en su momento lo más adecuado y con ello ser cada día más libres, y porque no… más “inteligentes” porque tenemos “mas Ciencia”, los problemas serán más manejables y seguramente durarán menos tiempo.

Por eso… bienvenido a la Paz y a la Ciencia de la mediación

lunes, 3 de octubre de 2016

CLAVES PARA SER FELIZ...O AL MENOS INTENTARLO

La felicidad se construye con actos en el día a día que te hará ser consciente de que transitas junto a ella.
La felicidad es un estado de conciencia
¿Cuáles son tus claves para alcanzar la felicidad?

Necesito que sepas, que intentar ser feliz es un trabajo diario, que se produce con actitud, con ganas, mientras la conciencia “riega” el terreno que cultivas para ello, ¿quieres conocer algunas reglas básicas? pues acompáñame:

La felicidad es algo que se comparte a nuestro alrededor pero debemos cuidar de ella, para contagiar bienestar y sobre todo crear un espacio “sin contagio” que nos haga infelices a nosotros o a los demás

Primero.- INTENTA PENSAR COMO PUEDES SER FELIZ Y VE A POR ELLO

Los mediadores estamos acostumbrados a trabajar en “zonas de conflicto” enseñando como se puede salir de ellas desde un punto de vista positivo, pero siempre observamos que las personas esperan que de forma “fortuita” les llegue algo… no saben muy bien qué, algo que les de felicidad y puedan vivir mejor.

La felicidad no es más que un viaje continuo en el que te encuentras piedras y caminos rectos y curvos, pero sobre todo que te hace disfrutar de él y de todas las cosas que surgen, así como las personas que se cruzan por él.

Para intentarlo y conseguirlo dicen los expertos que “abandones tu rutina” sin mirar atrás e ir realizando actividades que comporten un pequeño cambio poco a poco en lo que siempre hiciste, pero eso si…empieza a vivir la felicidad sin tener que buscarla. Si no dejas de buscarla permanentemente, te puede crear cierta infelicidad y sobre todo ansiedad de que nunca estas feliz.

Así, en este camino, te recomiendo, que sonrías a los demás, que perdones siempre y sobre todo que te relajes porque no siempre puedes controlarlo todo y sobre todo, gustarle a todo el mundo.

Segundo.- INTENTA MODIFICAR TU DESTINO

Siempre se identifica la felicidad con tener el mejor coche, el mejor trabajo, más dinero o el mayor de los reconocimientos profesionales; así se piensa culturalmente.

En realidad, no son malos destinos… pero más que destinos, son consecuencia de tu día a día siendo feliz .

“El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estas haciendo, entonces serás exitoso”  -Albert Schweitzer-.

Quién hace cosas  día a día para la llamada “cultura de la paz o el acuerdo” seguramente vivirá grandes momentos de felicidad  que le hagan conseguir esas metas que considerabas tu destino, pero que son consecuencia de tu “esfuerzo por vivir en paz”  .

Cuando las personas manifiestan ser  felices, tienden a ser optimistas, empáticos, asertivos  y a tener confianza en uno mismo, estos aspectos amplían las oportunidades para llegar lejos en la vida, luego “ser feliz” supone poder encontrar lo que te apasiona para dedicarle tiempo… el resto llegará.

Tercero.- VIVE EL AQUÍ Y AHORA

Una película que pongo mucho a mis alumnos en los cursos es “Kun fu Panda”, una película de dibujos animados que habla de la superación y sobre todo de afrontar como eres, y una de mis frases favoritas es aquella que en un momento una sabia y experimentada tortuga le dice a oso protagonista… “te preocupas mucho por el pasado y este no lo podemos cambiar; también te preocupas por el futuro y este nadie sabe cómo será; por eso te animo a que te preocupes por el hoy que es un regalo y por eso se llama PRESENTE” es una frase antológica que nos lleva a aprovechar cada momento para ser feliz.

Debemos abrazar el presente para afrontar el futuro, sin olvidar la experiencia del pasado.

El presente te pertenece, lo estás viviendo, puedes hacer feliz a quien tienes al lado y sobre todo, construirlo paso a paso. Ponte manos a la obra. Te aseguro que consigues ser feliz día a día y dormir con la conciencia tranquila.

Cuarto.- HUYE DEL VAMPIRO EMOCIONAL Y RODEATE DE GENTE POSITIVA

Hace poco redactaba un artículo de verano  y hablaba del “vampiro emocional” como esa persona que se acerca a nosotros muchas veces para hacernos ver “lo mal que está el mundo” y otras veces porque al vernos sonreir y con la mirada al frente, lo hacen para de alguna forma “nutrirse” de nuestra felicidad para buscar la suya…

La felicidad es algo que se comparte a nuestro alrededor pero debemos cuidar de ella, para contagiar bienestar y sobre todo crear un espacio “sin contagio” que nos haga infelices a nosotros o a los demás.

Un importante estudio de expertos concluía que la felicidad de uno, depende en gran medida, de la felicidad de las personas de quién se rodea.

Por eso, es necesario saber elegir quiénes estarán a nuestro lado, ya que la influencia tanto positiva como negativa, es muy grande, y así hablar del tiempo, el trabajo, el cuidado de niños o la fortuna, puede ser de una forma u otra agradable en función del punto de vista que le de quien nos rodea.

Eso no quiere decir, como dicen mis hijas… “que estemos en los mundos de yupi” , sino que ver las cosas de forma optimista nos hace tener una mayor Seguridad para afrontar los problemas que nos surgen o dicho de otra forma “ver el vaso medio lleno y no medio vacío”.

Quinto.- REALIZA ALGUNA ACTIVIDAD FÍSICA

Realizar alguna actividad física hace que desarrollemos en nuestro interior una sensación de liberación, de estar bien con uno mismo y eso también se construye. La verdad que entiendo será igual que la hagas individual o colectiva, pero sobre todo que no exista sufrimiento, ni enfrentamiento, en el que lo sano… recuerda, es participar no ganar.

La rutina no ha de ser siempre la misma, es decir, puedes alternar, porque no, actividades físicas con días relajados, en el que no te apetece nada, pero lograr hacer el esfuerzo de activar tu cuerpo, relaja tu mente y permite que al final del día te sientas seguro más feliz… y a lo mejor algo cansado, porque no.

Sexto.- DA LAS GRACIAS Y ACOMPAÑA SIEMPRE AL QUE LO NECESITA

Dar gracias a los demás cuando están junto a nosotros o a nuestro Dios, según la religión que profesemos, nos acerca más a que se nos devuelva esa gratitud, con creces y sobre todo que el entorno lo sintamos más agradable.

Te hace ser consciente que estas disfrutando de la vida y de quien te rodea. Y te vas fijando en detalles que antes no dedicabas tiempo para ello.

No me digáis que hoy en día no es maravilloso recibir felicitaciones, aunque sea por Facebook, que nos recuerda la onomástica de nuestros amigos, o ver que un buen día nos llega un e-mail o carta de felicitación, o wassap donde te felicitan por Navidad o te agradecen algo que le enviaste, rápidamente nos sale una sonrisa y sobre todo nos transporta a la persona emisora… pues haz lo mismo.

Todo ello nos trasportará a pensar en la suerte que tenemos de ser como somos y estar con quien estamos.

También cuando dedicamos un par de horas a otras personas, la sensación es de que hemos aprovechado más el  tiempo y generamos “esperanza en los demás”, allí donde se encuentra nuestra alma. Siempre he dicho que cuando los sevillanos decimos “adiós miarma” no estamos más que reconociendo a quien dejamos atrás y que con él se queda nuestra amistad, nuestra “alma”.

Conclusión:


La felicidad se construye con pequeños actos en el día a día que te hará ser consciente de que transitas junto a ella, y te reconforte los demás con esa frase que de vez en cuando nos dicen… “hay que ver que siempre te veo sonriente y… ¿Cómo tienes tiempo para todo?” Amigos lectores… ser felices, os lo dice un mediador.