viernes, 10 de febrero de 2017

¿QUIERES SER ALQUIMISTA DE LA MEDIACIÓN?


QUIERES SER ALQUIMISTA DE LA MEDIACION

 La Alquimia como la mediación, en la antigüedad era objeto de una ocultación completa por parte de los alquimistas, en especial desde que se estableció la Inquisición en España, debido a la implacable persecución de hecho a que se les sometió. Muchos de los "químicos" terminaron sus días en las hogueras "purificadoras", con la excusa del clero de acusarlos de herejía, satanismo y un sin fin de barbaridades que no tienen nada que ver con las Ciencias Herméticas, y según proponen algunos de los "ocultistas" postmodernos, con el fin de impedirles un nuevo "renacimiento" en esta tierra. 

En mis inicios como mediador todo el mundo me decía… ¡eso no sirve para nada! O ¡yo siempre he sido mediador… esto no es nada nuevo!, ¡esto es cuestión de abogados y de nadie mas…! ¿Os suenan algunas de estas frases?. Haciendo oídos sordos seguí adelante, cuidé la mediación, en mi despacho “a oscuras” probé y probé, formulas para poder ayudar a la gente y estas han sido mis conclusiones: 

A ) Que es prácticamente imposible llevar a buen término el estudio completo de una Obra sin la ayuda de un Maestro. Tiene muchas particularidades y procedimientos que paralizan el progreso para aprender la “alquimia de la mediación”, en cada uno de los determinados puntos en que se aplican, si no se conocen estos procedimientos o maneras de trabajar cada conflicto. Luego… como las viejas escuelas, acercaros a quien ya lleve tiempo en el proceso de mediación… os ayudará en vuestro aprendizaje

 B ) Que para ser alquimista o mediador se requieren unas condiciones especiales en la persona, (igual ocurre para ser músico, químico, matemático etc., para lo que se necesita ser capaz). Dichas condiciones particulares te llevan sin lugar a dudas a SENTIRTE MEDIADOR. 

También es necesaria la voluntad de trabajar en ello, sin la cual nada se hace, recordad siempre…. ACTITUD. 

Pensad siempre que decepcionados por no poder convertir el plomo en oro, muchos avaros y codiciosos se sintieron defraudados de ésta ciencia, desacreditándola e incluso ridiculizando a todo aquel que se atreviera a trabajar con ella 

Hoy en día considerarse alquimista es apartarse de lo establecido, de la mecánica de la vida, y por lo tanto ponerse en contra de las mentes que piensan … que el conflicto no es una oportunidad y nosotros si lo vemos Muchos se han perdido en el laberinto del error, se han dejado llevar por discusiones y charlas intrascendentes, que les han alejado más y más del sendero de la luz, en algunos casos, se conformaron con simples cuentos o relatos, más o menos entretenidos, pero la alquimia, en su práctica, nos entrega experiencias reales y no divagaciones.

Necesitamos tener experiencias en mediación, sean derivaciones judiciales, que las administraciones crean y potencien nuestro trabajo, o incluso que puedan acudir libremente a nuestras "tiendas de alquimistas", pero hagamos este "brebaje" que las personas lo necesitan, compuesto de paciencia, empatía, asertividad, cariño, ilusión, creatividad, amor por lo que haces, respeto, sencillez... porque ¡¡ hay tantas personas que no nos comprenden y tantos avaros de la profesión que no nos respetan!!... pero ahí seguiremos en nuestra "fábricas"

jueves, 12 de enero de 2017

EL MASTERCHEFF DE LA MEDIACIÓN: REGLAS PARA COCINAR CON EXITO



¿Por qué en la mediación necesitamos una “cocina lenta y creativa?
Si la cocina no es un instinto con el que se nace, se puede tener facilidad pero se deben aprender ciertos trucos porque la cocina es como la química y en ciertas circunstancias, el orden de los factores sí puede alterar el producto. Veamos a continuación algunos procedimientos clave que te convertirán en un/a mejor cocinero/a y porque no…. En un mejor mediador o mediadora :

* La sal es un elemento que puede tanto realzar tu comida como arruinarla. Evita utilizar mucha sal al principio de la cocción del guisado porque los alimentos al cocinarse se vuelven ligeramente más salados. La sal deberás agregarla a mediados del cocimiento de tu plato y probando la sazón de vez en vez: Nos animamos a hablar de la Sal porque, es de los aspectos que más trabajo me ha costado controlar en la atención a las personas enfrentadas, aun no lo controlo pero sé que...no debo pasarme con la sal desde el principio porque luego tiene mal remedio.

Trabajando con personas, la empatía es la sal de la comida que vamos a empezar a elaborar. He tendido en ocasiones a ponerme tanto en el lugar del otro que he tenido sensaciones de lástima, de creerme salvador de su situación, de convertirme en "padre" y "amigo" pensando que es lo que me gustaría encontrar en un profesional y que es lo que necesitan en el momento. Ese "exceso de sal" ha ido en contra del sistema de ayuda que estábamos estableciendo porque se han llegado a confundir los papeles e incluso en ocasiones no se ha respetado o tomado en serio mi papel como profesional. Pero en ese momento ya te has cargado el guiso, la sal no se puede corregir tienes que empezar con otro guiso. Has perdido tiempo y dinero por querer hacer un guiso perfecto desde el principio y saltarme lo que dicen las normas básicas de cocina                                      .

* Según la cantidad de alimento que vayas a cocinar, elige el tamaño del recipiente. Debes llenar la olla por lo menos hasta la mitad pero sin pasarte más de dos terceras partes de su capacidad o se derramará lo que estés cocinando: Al reflexionar sobre el recipiente y la medida de agua exacta, pienso en las personas que deben estar presentes en el proceso de mediación. Hay conflictos que requieren de recipientes grandes, pues los implicados son muchos, por ejemplo; parte de la familia paterna o materna, algún amigo íntimo,etc. Pero sin excederse con el número de personas que van a participar o el agua rebosaría y el proceso de mediación se perdería en el momento álgido o de ebullición del conflicto  

* Cuando se esté cocinando un plato, evita estar levantando la tapa de la olla para ver cómo va el guisado. Cada vez que levantas la tapa y sale una buena cantidad de vapor, estás incrementando la necesidad de más tiempo de cocimiento a la vez que se altera el proceso y no será fácil calcular el tiempo que necesitas. Si estás usando un recetario, apégate al tiempo que indica o compra ollas con tapa transparente: En supuestos de mediación, este “truco” de cocina es fundamental. Los mediadores siempre intentamos ser perfeccionistas y lo que supone parafrasear o incluso el análisis del camino recorrido, si bien es recomendable, puede en exceso producir continuos retrocesos a cuestiones que debemos dar ya por gestionadas. Las reuniones, las negociaciones, deben fluir, sin necesidad de estar continuamente supervisando las intervenciones de la negociación.  
.
* Si estás preparando un plato que utiliza tomate o salsa de tomate, deja que este se sazone primero hasta que se cueza; de lo contrario, podrías terminar con un guisado con sabor a tomate crudo: Analizando este extremo, trataríamos de separar lo que es el tomate (el conflicto) con lo que son las partes implicadas (sentimientos, emociones, “el guiso”). Hay que tener en cuenta que el conflicto puede ser positivo y gracias a él crecer; por lo cual no haber profundizado en el conflicto, no haber conseguido el reconocimiento de las partes con anterioridad a cualquier acuerdo, se antoja de difícil solución.  .
* Nuevamente, te sugerimos que te apegues a las indicaciones de la receta, ya que en algunos casos recomiendan saltear algunos alimentos para precocerlos, antes de incorporarlos al resto del guisado. Si la receta lo requiere, mejor haz caso y sigue el procedimiento: La mediación es flexible, es antiformal, pero nada más lejos de la realidad de la auténtica profesionalización. El proceso de mediación está perfectamente estructurado… se sabe que hacer y como hacerlo en cada momento; lo que ocurre es que debemos adaptarlo a cada caso y a cada gestión del conflicto. Si por cualquier situación existen dificultades de “cocina” aprovecha la co-mediación.  .
* Las recetas también tienen una secuencia para agregar los ingredientes. Cada alimento y especia tiene diferentes características y puede crear un efecto muy diferente si se incorpora en un momento no indicado. Sigue las recomendaciones de la receta: ¿Sesiones individuales o colectivas? ¿una hora u hora y media? ¿el método Harvard o el circular narrativo?, ¿Qué tipo de comunicador debo ser?. Son muchas las cuestiones evidentes que hacen que crezcamos como mediadores, pero tengamos en cuanta que cada situación, cada persona o cada conflicto, tienen situaciones distintas que puede hacer que en cada momento veamos cosas distintas. En eso consiste la creatividad, necesaria para mediar. Si me permitís una recomendación como la de la receta… nunca dejéis de formaros  
.
* Al cocinar la pasta, el agua ya deberá estar hirviendo al incorporar la pasta cruda para cocción. Ahora, si utilizarás la pasta inmediatamente, entonces viértela así caliente como está en la salsa o guisado; si no usarás la pasta en ese momento, enjuágala con agua fresca para que se endurezca un poco y la puedas refrigerar: El acuerdo surge y surge porque si hemos sido capaces de crear ese ambiente de diálogo y reconocimiento entre las partes, sea parcial o total, el acuerdo estará cercano. No lo forcemos; no hagamos que acuerden para entender que es un éxito nuestra mediación. Solo con que hayan conseguido respetar las reglas de la mediación y se hayan escuchado la mediación es un éxito. Todo lo demás puede hacer que no sea su acuerdo, sino el nuestro.  

Si es asi y sigues estos pequeños trucos de Masterchef, creo que podras ser un gran mediador.

Javier Alés, cocinero y mediador. 

lunes, 5 de diciembre de 2016

EL SOMBRERO DE LOS DESEOS

CUENTO SOBRE MEDIACION: EL SOMBRERO DE LOS DESEOS

Había un pueblo lejano y diminuto en el bosque de Tarvel. Era un pueblo de gnomos, que habían aprendido a vivir entre los árboles y bajo las setas. Como dice la leyenda, los gnomos eran amables y cordiales y estaban acostumbrados a vivir entre los animales. Ciervos, osos, ardillas y conejos eran sus mejores amigos. Con ellos se trasladaban a uno y otro lado del bosque con la rapidez que no alcanzaban sus piernas                     .

Eran pequeños, del tamaño de un botón y vestían de verde con un largo y caído sombrero de color rojo. Sólo se les distinguía por sus barbas. Los gnomos sin barba eran niños y jóvenes de entre uno y cien años. Y los gnomos de larga barba podían alcanzar incluso los quinientos años. Dicen incluso que todavía vive alejado del pueblo, un pequeño sastre, que debe tener unos dos mil años                                 .

Como todos los días, cuando el sol se veía a lo lejos, entre los árboles, los niños salían a jugar con los animales, disfrutando de la nieve en invierno y del arroyo en verano.
Y fue en verano cuando Angela, una pequeña gnomo de 60 años, salió a jugar con los demás niños, al arroyo para poder bañarse y montarse en las barcas de hojas secas, que habían hecho las ranas.

- Que fresquita está el agua- dijo Angela a todas sus amigas-.

- ¿fresquita? -contestó Belén- pues subiros todos a mi barca de hojas de sauce. Desde aquí podemos tirarnos al agua más fácil. 

Allí se fueron reuniendo uno a uno los pequeños gnomos y mientras se bañaban empezaron a comentar la gran noticia del día: ¡era la fiesta del sombrero!. Durante todo el año los gnomos esperan con ansiedad esta fiesta para ver cumplidos sus deseos, solo uno de ellos podrá conseguirlo si, como manda la tradición, consigue convencer a todos los miembros sabios de la comunidad.

Es común esta fiesta entre duendes, gnomos y campanillas. Durante un tiempo no superior a dos segundos humanos (dos horas gnomas), todo aquél que quiera puede exponer ante los sabios el porqué y para qué,  si le otorgan ese privilegio, su deseo va a beneficiar a todos los habitantes del pueblo, pero solo hay una condición: no pueden revelar cuál es ese deseo. Si convencen a los sabios y le dan el privilegio, se colocará un sombrero de color naranja que desde hace siglos está custodiado en la escuela, si el deseo es de verdad, éste se convierte en realidad. Y así año tras año, la comunidad ha ido mejorando y la felicidad se adueña de todos los gnomos.

-Yo creo que pediré la paz para todos- dijo Paloma-
- Pero si eso ya lo tenemos -contestó Belén, mientras salpicaba a todos con sus enormes zapatones-. ¿no sería mejor que pidieras porque viviéramos muchos años?

- Ya sabéis que no podemos ser egoístas- respondió Paloma- solo si el deseo lo sentimos de verdad y beneficia a nuestra comunidad, se convertirá en realidad gracias al sombrero de Guión (que así se llamaba el primer dueño del sombrero naranja, quien hace ya veintitrés mil años que se marchó).

Todos se pusieron a pensar cuál pudiera ser el deseo elegido. El baño pasó a segundo plano, mientras que la hoja de sauce estaba quieta en mitad del rio, como si ella quisiera colaborar en el pensamiento colectivo.

- Pero ¿a quién se le concedió el año pasado?-dijo Belén.

- ¿No lo recuerdas?, a Gabita, la gnomo muda, quien convenció a los sabios de lo importante que es la convivencia entre todos y la amistad y consiguió que nos uniéramos a los elfos - dijo Ángela-. Desde entonces somos una misma comunidad.

- ¡¡ Debe ser algo único, especial ¡!. Dijeron todos a la vez.

Una vez que se marcharon del río, todos se prepararon para el gran momento, en la plaza del sauce, allí sería a las 36 horas en punto. Cientos, miles de gnomos estaban citados y ya sabéis, tenían que venir con un solo pensamiento.

Uno por uno fueron llegando al lugar a la hora exacta. En ese momento Vitol y Catalino aparecieron sin que nos diéramos cuenta, en el centro de la plaza con el sombrero de los deseos. La reunión de sabios había comenzado. Los habitantes de la aldea fueron pasando (todo aquél que quería entre hombres y mujeres y niños y niñas) ante la reunión. Un vez sentado ante ellos, los sabios podían leer sus pensamientos, que luego harían público ante todos.

Pasado unas mil horas (acordaros de cambiar a minutos humanos), el veredicto estaba dado, ¡¡había un gnomo con derecho a vestir el sombrero!!. El nerviosismo se apoderó de todo el mundo y como cada año se empezó a dar las razones. Era tal el bullicio que era casi imposible oir:

- Cállate por favor que no entiendo nada -le dijo Paloma a sus amigos más cercanos-
- Un año más - hablaba el gnomo sabio- hemos recibido los deseos de todos nuestros habitantes y, la verdad, este año ha sido muy difícil decidir. Todos -continuó- habeis hecho un gran esfuerzo para poder hacer que cada día nuestro pueblo pueda ser mejor.
Unos habéis pensado que desaparezca el hambre de todos los rincones, en la lucha de cada día por llevar comida a nuestras casas, algo absolutamente necesario; Otros pensáis que debemos abrirnos a los demás y permitir que vivamos los gnomos con todas las razas, al igual que hacemos con nuestros amigos los animales. Sin duda algo loable.

- Pero tenemos que otorgar este año el honor a una pequeña gnoma llamada Ángela quien con Paloma (la cara de sorpresa de las gnomas iluminaron toda la plaza), porque creemos que es tiempo de hacer un brebaje al que le ayudaremos todos, aportando un poco de experiencia, un poco de sabiduría, un poco de paciencia, un poco de madurez, un poco de normas y reglas, un poco de educación, para que con él, podamos hacer una bebida que perdure en nuestras casas y a la que podamos acudir cada vez que tengamos un problema y eliminemos los conflictos en nuestra comunidad.

De ahí surgió el llamado ”Proyecto Druida” con el que llegar a cada rincón, a cada escuela, a cada lugar donde los niños se encuentren para que conozcan ese proyecto educativo en busca por la paz que se llama … MEDIACIÓN

Y así ocurrió.

viernes, 2 de diciembre de 2016

¿PORQUE LA SONRISA PARA MEDIAR?


¿Qué tendrá la sonrisa que a todo el mundo llega?. Siempre digo en nuestros cursos de formación en mediación y gestión de conflictos que para que, crean en ti, para que te legitimen en el proceso, para que sepan que vas a estar ahí, ayudándoles en el “camino que tienen que recorrer en sus vidas” para una vez salgan del conflicto, puedan viajar hacia el destino que desean… debes llevar durante el viaje tu mejor sonrisa.
Quizas, esto no se vea muy profesional, ya que se nos olvida a la hora de hablar de las cualidades del mediador, pero os aseguro que su eficacia y la empatía que produce no tiene límites. No olvidemos que en nuestra formación necesitamos conocer la comunicación no verbal y su significado, y en ella entra la sonrisa. Desde un punto de vista fisiológico  una sonrisa es una expresión que refleja placer, asentimiento, convicción; la sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y sobre todo debe ser una SEÑAL DE PRESENTACIÓN. Mostramos cordialidad y con ello poder decirles con nuestro gesto… aquí nos tienes, para ayudarte en lo que necesites

Ni que decir tiene además, que los estudios hablan, de alargar la vida, gozar de mejor salud, incluso de poder desarrollar mayor inteligencia y equilibrio emocional
Si la mediación necesita de la confianza como medio para llegar a la gestión del conflicto, la sonrisa puede ser su herramienta

Frente a esta sonrisa, aparece la enigmática sonrisa de la Gioconda, o sonrisa inalcanzable, famosa porque al observar sólo su boca sonríe pero si miras a la vez su boca y sus ojos la Mona Lisa está triste.. La sonrisa donde ojos y boca no están sincronizados se denomina sonrisa artificial, cuidado con ella porque no nos servirá en nuestro trabajo.

Explica Isabel Serrano, psicóloga, que en la tradición oriental, los maestros taoístas utilizan una meditación conocida como el poder de la energía de la sonrisa que favorece la salud y la paz interior. Es una forma de conexión y amabilidad hacia uno mismo.

La verdad que hoy en día podemos decir que la sonrisa no cuesta nada y vale mucho

martes, 29 de noviembre de 2016

NEGOCIAR EN TIEMPOS REVUELTOS. LA MEDIACION EN TRES DIMENSIONES

El conflicto supone momentos de ansiedad, de incertidumbre, de no saber qué hacer. Por eso pensar en esos momentos que las emociones han aflorado no es fácil, requiere mirar más allá y sobre todo PENSAR en TRES DIMENSIONES. Es por eso que las personas actuamos instintivamente con lo que en otros artículos he llamado nuestro sexto sentido, la mayor parte del tiempo, es más fácil y rápido. Por eso, si pensar de por sí es difícil, pensar en tiempos revueltos, cuando es más necesario, lo emás.                                                             .
Analizar que pasó en su relación, se convierte en algo fundamental y sobre todo donde desean ir las partes implicadas en el conflicto, por eso podemos decir que nuestra misión en una mediación es ser agentes de viaje en la vida de los protagonistas para acompañarles en el trayecto que comprende, cómo se encuentran y cómo quieren estar en el futuro, con ello percibimos la realidad del camino a recorrer, que obstáculos existen y la dirección a seguir en relación al espacio y tiempo.                                                  .
Llegaremos a reproducir mentalmente objetos que se han observado. Ver el conflicto en diferentes circunstancias. Conseguir que una imagen fija cobre vida en tres dimensiones, nos hace encontrarnos en un espacio nuevo en el que el reconocimiento y la deconstrucción del problema nos será más fácil.
Anticiparse a las consecuencias de cambios espaciales, y adelantarse e imaginar o suponer cómo puede variar el conflicto y la relación de las personas implicadas, que sufre algún tipo de cambio con nuestro trabajo, es la alquimia de la mediación. Por ello entiendo que debemos mediar y pensar en tres dimensiones. Es aquí donde me vino a la mente un libro que me regalaron hace muchos años que se llamaba EL OJO MÁGICO. En el mismo aparecían fotografías, a veces hologramas que tras un tiempo mirando y pensando, se nos aparecía una figura nueva tras él. Dicen los expertos que pensar de forma bidimensional supone ir de un lugar a otro utilizando un camino único, con un pensamiento lineal donde una situación es asociada a otra, y se busca la causa de la relación entre una y otra.
Es verdad que existe esta relación concreta causa efecto entre estos dos elementos cuando analizamos un problema, pero también lo es, que no se consideran otros factores lo suficientemente importantes que son parte de una ecuación más grande.

El ejemplo más importante para poder explicarme y que el lector entienda mi mensaje está en el deporte. Cuando en baloncesto, fútbol o cualquier otro deporte, en un partido, un equipo juega contra otro, la relación bidireccional es claro, ambos luchan por conseguir sus objetivos que no es otro que doblegar al contrario, por eso nunca vemos tres equipos a la vez jugando entre sí.
La mente humana parece entender mejor y reconocer el dualismo en el contexto de uno contra uno. En un partido de tenis el espectador, (en nuestro caso “el observador de un conflicto”), el modelo en dos dimensiones es claro, va de un lado al otro en el debate, el diálogo o la discusión. Por eso apuesto por  entender una mediación en tres dimensiones.                                      .

Para ello siguiendo con el ejemplo del deporte…debemos ir más allá no quedarnos en el partido en sí entre dos equipos, sino pensar más en el campeonato, en la posibilidad por ejemplo de unos playoffs que va a representar una interpretación más tridimensional de los objetivos a conseguir. Es ahí donde entramos los mediadores, en esa interpretación en 3D de lo ocurrido, sobre todo por dos razones muy poderosas: por un lado el mediador ha de sentirse parte del camino de gestión del conflicto; y por otro lado, porque somos nosotros los que de forma totalmente objetiva podemos ver “más allá” donde las partes no alcanzan a ver porque el problema les ciega.                                  .
El pensamiento en tres dimensiones cuando nos encontramos en “tiempos revueltos”,  no se detiene en la relación uno y otro, sino que trata de identificar otro escenario, ver más allá. Nos ofrece la libertad de pensamiento para poder salir de un callejón sin salida, rompiendo las cadenas que atan a las partes. Por eso empecemos por nosotros mismos … ¿Eres capaz de ver más allá en este dibujo?. Si es así estás en el camino, si no….no dudes en venirte con nosotros para aprender a ver en tres dimensiones

lunes, 21 de noviembre de 2016

CONOCE TU AVATAR

CONOCE TU AVATAR PARA MEDIAR
Para poder conseguir que confíen en ti en una mediación, nada más importante que conocerte a ti mismo, saber cuales son tus principales habilidades y porque no… cuales tus debilidades para convertirlas en virtudes. Por eso hoy os quiero hablar de vuestro AVATAR. Se dice que en internet y en otros tipos de tecnologías como wassap, videojuegos, etc. se denomina avatar a una representación gráfica, normalmente con rasgos humanos, que se asocia a alguien que sea usuario de la red y con ella se identifica. Por otro lado los avatares pueden ser fotografías o dibujos artísticos, y algunas tecnologías permiten el uso de representaciones en tres dimensiones.
Si hablamos de religión, por ejemplo en el Hinduismo, podemos decir que el avatar puede ser la reencarnación de algunos dioses, porque tratamos de espíritus que ocupan un cuerpo terrenal, lo que supone una representación en la tierra de algún dios.  
El término se hizo famoso gracias a una película de ciencia ficción de 2009 dirigida por el famoso James Cameron, donde los personajes, para conseguir entrar en la atmósfera un planeta llamado Pandora, “deben introducirse en un avatar (el cuerpo de un indígena llamado “na`vi”) para interactuar con los nativos del planeta y convencerlos de explotar sus recursos naturales y minerales”.

En mediación se necesitan profesionales, bien formados y que sean capaces de “bucear” cual avatar en las emociones, en los sentimientos, en los intereses, en las necesidades de las partes en conflicto. ¿Cuáles son los verdaderos secretos del mediador?, sabiendo que no hay que esperar que seamos “supermanes” o “superwomans”, simplemente necesitamos que nuestro avatar consiga: La modestia, la sencillez y la naturalidad.
Que utilicemos de la mejor forma nuestras dotes de comunicador y de discreción, que nos lleve a la prudencia.
Que tengamos plena convicción en lo que hacemos, para conseguir con ecuanimidad, la sobriedad y el ejemplo ante los mediados
En definitiva, tener con nuestro esfuerzo, la capacidad de ver más allá lo evidente. La poderosa arma del sentido del humor, con la que conseguir una especial sensibilidad y humanidad que nos permita mirar en los entresijos del problema
Siempre se habla también de la capacidad de escucha activa, comprensión y paciencia, que no debe abandonarnos durante el proceso de mediación, para conseguir a través de la persuasión, la disposición de las partes enfrentadas a cambiar el rumbo (hay que viajar ligero de equipaje).
Y todo ello no se puede conseguir más que con nuestra ética e integridad para poder conseguir la traducción de los mensajes que se lanzan, aquellas personas que un día perdieron su canal de comunicación.
No me digáis queridos lectores, que no es un trabajo apasionante; que no es como planteamos al inicio de nuestro artículo, un viaje en busca de “nuestro AVATAR”. La competencia del mediador o mediadora debe ser tanto:
n  Intelectual: para tener una gran visión estratégica, saber planificar y  evaluar el conflictos
n  Interpersonal: Para conseguir la capacidad de dirigir y comunicar
n  Personal: Con la que conseguir la credibilidad y creatividad que tanto propugnamos desde nuestra Escuela Sevillana de Mediación

Tenemos que prepararnos para ponernos en la piel de los mediados y saber trabajar en mediación, por eso no dejes nunca de buscar tu avatar.

martes, 25 de octubre de 2016

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA...MEDIACIÓN EN LA PROPIEDAD HORIZONTAL


Eran los años 60 cuando una malagueña dio a luz a quien hoy os escribe y que desde pequeño creció entre libros y tebeos. Sus compañeros de juego eran “Mortadelo y Filemón, “Pepe Gotera y Otilio” o el “botones Sacarino” y su imaginación volaba una y otra vez al nº “13, Rue del Percebe”, una serie de historieta creada por Francisco Ibañez que se publicaba en una revista infantil que se llamaba “Tío Vivo”
13, Rue del Percebe es una macroviñeta que ocupa una página, que representaba un edificio y por ende una Comunidad de Vecinos, con distintos “apartamentos” abiertos al lector y la comunidad que lo habita, asi los definen en wikipedia:
·         Planta baja
·         Una tienda de ultramarinos: de un desconfiado tendero quien regentaba su “colmado” que siempre encuentra modos de engañar a las clientas con el peso y la frescura de la mercancía.  
·         La portería: Se encuentra anexa al Colmado, habitada por la cotilla portera de la comunidad de vecinos, con moño, chal, delantal, falda oscura y escoba para barrer.  
·         El ascensor:  un personaje por derecho propio de igual modo, pues sufre las más diversas peripecias y fenómenos. Lo mismo no funciona bien o incluso desaparece porque es robado por alguien.   
·         La alcantarilla: Frente a la portería habita Don Hurón nada más y nada menos que en una alcantarilla, que posiblemente le fuera alquilada por la dueña de la pensión. A menudo aparece comentando sus problemas con la portera, generalmente sobre transeúntes despistados que caen por el boquete de la alcantarilla o sobre los intentos de una serie de ratas que viven en el pozo por disputarle la vivienda.
·         Primera planta
·         Primero izquierda: Es la consulta de un  veterinario no muy competente con una variopinta clientela.
·         Primero derecha: Vive la mezquina dueña de una pensión continuamente superpoblada, en la que destacan los intentos de la mujer por alojar a más inquilinos  de los que permite la vivienda
·         Segunda planta
·         Segundo izquierda: En este piso habita una anciana de la   Sociedad Protectora de Animales que, eterna amante de éstos, no deja de cambiar de mascota  ni de tener los más variados problemas con ellas
·         Segundo derecha: Es el único piso cuyo inquilino ha cambiado con los años. En principio vivía un científico loco que infatigablemente trabajaba en crear monstruos horripilantes pero que siempre le salían buenazos  . Finalmente fue adquirido  por un sastre con mucha caradura y una más que cuestionable profesionalidad,  capaz de coser trajes con cuatro piernas, abrigos de pelo de camello con jorobas,   siendo incapaz siempre de reconocer sus equivocaciones.
·         Tercera planta
·         Tercero izquierda: En él vive un patoso ladrón llamado Ceferino que no parece poder dejar de robar cosas inútiles  y su fastidiada esposa.
·         Tercero derecha: Está ocupado por una mujer y sus tres hijos pequeños, incorregiblemente traviesos,  
·         Y en la Azotea
·         La buhardilla: Es un cuartucho situado en la izquierda del edificio (encima del piso de Ceferino, el ladrón) de tejado inclinado, encima del cual se encuentra el cartel que da nombre al edificio. En ella vive Manolo, un pintor que se encuentra siempre acosado por sus acreedores   
·         El gato y el ratón: En la azotea se encuentra un gato negro que generalmente es torturado por un cruel ratón que se divierte a su costa
¿Os suena en algo a la serie de televisión que se hizo famosa en España de “aquí no hay quien viva”?. Décadas después, la vida me regala poder trabajar casos de mediación en conflictos surgidos en las comunidades de vecinos. Quizás, la creatividad que ahora ejerzo se fraguo en aquellos años de 13 Rue del Percebe; quizás el experimento de disfrutar aquellas viñetas es ahora la base para llegar a la experiencia.
Dicen que la mejor medicina para gestionar los conflictos cuando las partes van a continuar relacionándose en el tiempo (cual comunidad de vecinos) es la mediación y no me cabe la menor duda

Hay que tener en cuenta que la propiedad horizontal es una institución jurídica que hace alusión al conjunto de normas que regulan la división y organización de diversos inmuebles, como resultado de la segregación de un edificio o de un terreno común.

En sí la propiedad horizontal no es un bien inmueble en particular sino un régimen que reglamenta la forma en que se divide un bien inmueble y la relación entre los propietarios de los bienes privados y los bienes comunes que han sido segregados de un terreno o edificio. La propiedad horizontal permite la organización de los copropietarios y el mantenimiento de los bienes comunes. La “Comunidad” ejerce de intereses y necesidades comunes.

Se trata por tanto de aquella especial y seccional forma de división de la propiedad que se ejerce sobre viviendas, oficinas, locales comerciales, bodegas, estacionamientos, recintos industriales, sitios y otros en que se divida un condominio y que atribuye al titular de dichas unidades un derecho de propiedad absoluto y exclusivo sobre las mismas, y un derecho de copropiedad forzada respecto a los bienes de dominio común que es quizás el principal foco de conflictividad, junto a la convivencia y el respeto mutuo.

Así pues, junto con el piso, el derecho de propiedad horizontal incluye un porcentaje de propiedad sobre los elementos comunes de todos los propietarios de pisos en el edificio en cuestión. Tales elementos se consideran necesarios para el adecuado uso y disfrute del piso, y la cuota que exista sobre ellos es completamente inherente a la propiedad del piso, siendo inseparable de ésta
En este sentido.... PORQUE MEDIACION Y PROPIEDAD HORIZONTAL? 

Bien entendido que la mediación interviene cuando hay conflictos…. Es absolutamente necesario “negociar salidas a las crisis” y
buscar acuerdos JUSTOS, EQUITATIVOS, ESTABLES Y DURADEROS

La Mediación debe ser un instrumento con potencial de transformación social


Y no solo a nivel de Comunidad y derecho privado, sino que puede llegar a mejorar los servicios públicos y la calidad de vida de los ciudadanos
 

Puede ser un instrumento que acerca la administración a los ciudadanos ya que facilita la participación individual y fomenta la democracia participativa y
 
mejora la calidad de la democracia, al abrirse un nuevo canal de participación en el cual la decisión es del ciudadano
 

La mediación les da respuestas: al conflicto con los vecinos por el ascensor, al malestar por la creación de la nuevo centro psiquiátrico, al conflicto con la comunidad china que se ha instaurado en la población, a los males olores del bar de abajo...,

No les da las respuestas que esperan: las que deseaban, lo que creían que necesitaban. Les da respuestas desde una nueva perspectiva, les enseña a pensar diferente ante su conflicto, incluso si la otra parte no quiere acudir.

Desde la administración pública o incluso la justicia si acudieran a ella, se da una respuesta: Una respuesta que son libres de aceptar, una respuesta gratuita, una respuesta que comporta un cambio en las respuestas que se ofrecen normalmente desde las administraciones, una respuesta que les facilita la participación y la responsabilización. Una respuesta que en su desarrollo puede provocar a modo de cadena, un cambio de valores y actitudes ante el conflicto de los ciudadanos de la comunidad.

PERO TAMBIEN Y SOBRE TODO HAY QUE DAR UNA RESPUESTAS DESDE DENTRO, DESDE LA COMUNIDAD, DESDE LOS ADMINISTRADORES, DESDE LA PROPIA JUNTA DE PROPIETARIOS O DE COMUNIDAD


Una respuesta que fomenta una nueva cultura,
 la cultura de la mediación, una cultura que a buen seguro se fraguó aquellos años de “estudio en profundidad” del nº13 de la Rue del Percebe.