lunes, 5 de marzo de 2018

CAFÉ DIÁLOGO

Una de las cosas que cada vez se pone más de moda y que aprendí hace tiempo es “Un Pro Action Café”. Entendemos con esta expresión, crear un espacio para la conversación orientada principalmente a la acción y la creatividad, en el que los participantes son invitados a presentar sus ideas, peticiones, cuestiones concretas o proyectos que les interesa en búsqueda de alguien que les ayude para ponerlos en marcha. El concepto de Pro Action Café es una mezcla de las metodologías World Café y Open Space.

He vivido múltiples experiencias todas en la misma sintonía de encontrar un lugar de diálogo, unas veces producto de un debate informal donde el conductor realiza una introducción sobre un tema y requiere de los asistentes el feedback necesario para interactuar; en otras de pequeño formato, como si fuera un monólogo, se presenta un tema de interés para todos aquellos que acuden a la cita (obviando una clase magistral) pero que al ser de corto tiempo pero muy intenso, se refieren a conferencias denominadas TED. Lo cierto es que la tecnificación no deja de aflorar en la búsqueda de dinámicas de grupo para un mejor aprendizaje y debate.

Todo ello me lleva a concluir que si el foco es la herramienta, pienso que para nuestro trabajo de mediador bien podríamos potenciar lo que llamaría el “CAFÉ DIÁLOGO” bien entendido este como un lugar donde los mediadores pudiéramos encontrar un espacio de encuentro con aquellas personas que por uno u otro motivo se encuentran inmersos en un conflicto y no saben que directrices tomar.

En el “Café diálogo” la cuestión es tan sencilla como encontrar la herramienta (método) adecuada y saber usarla en cada situación o problema que se presente. Mediante el diálogo podemos acercarnos a aquellas personas para que conozcan nuestro método de gestión de conflictos teniendo muy presente la idea de que “hablar es fácil, pero actuar es otra cosa”,

La conversación es acción, es el verdadero fluido vital que nos puede hacer construir un futuro y poder crear y transformar las realidades que vivimos. Con “Café dialogo” podemos recuperar dos aspectos básicos que nos caracterizan como seres humanos. En primer lugar, queremos hablar sobre las cosas que nos importa y nos preocupa y más si se trata de un conflicto y en segundo lugar, al dialogar y conocernos a los mediadores, seremos capaces de acceder a unas vías de solución que proporciona el reconocer a la otra parte aun cuando no compartamos su punto de vista.

A las reuniones más tradicionales alrededor de un café, como hacen los grandes empresarios, o donde convocamos a colectivos para conocer un producto, ahora abogo por la reunión alrededor de un problema y que con el diálogo mediante el “traductor de mensajes” que es un mediador, podamos construir unas vías ocultas a las personas que acuden, que los lleven a solucionar sus propios problemas y todo ello cuidando los aspectos más profundos y humanos para crear diálogos significativos, constructivos, de calidad.

Por eso, un nuevo proyecto se abre al futuro, cafeterías con veladores, que al igual que hace tiempo tienen reservados espacios para fumadores… existan espacios específicos para el diálogo… todo se andará.

2 comentarios:

Claudia Retamal dijo...

Genial la propuesta! Sin dudas enriquecemos nuestros saberes y sentires con el otro. Adelante!!

Javier Alés dijo...

Gracias Claudia, un gran beso para ti