lunes, 1 de abril de 2013

REZANDO POR SEVILLA CON LA AGRUPACION MUSICAL VIRGEN DE LOS REYES

No puedo empezar este artículo de otra forma… asi me he sentido esta Semana Santa. Hacía 30 años que no salía en las procesiones, que no ejercía de nazareno; casi los mismos años que lleva de vida la Agrupacion Musical Virgen de los Reyes. Y de pronto me encontré REZANDO POR SEVILLA, acompañando a una Agrupación que tiene alma y corazón de poeta sevillano; cada uno de sus miembros bien pudieran ser “filósofos de nuestro tiempo”, porque con sus trompetas, cornetas, fiscornios, timbales, trombones, tambores… VAN REZANDO POR SEVILLA La oración es un diálogo entre Dios y los hombres. El hombre ha sido creado para glorificar a Dios, a través de la oración se le da Gloria, de lo cual el ser humano se beneficia espiritualmente, recibiendo eso que los cristianos llamamos “alma” y llenando “el alma” de nuestra ilusión. Mediante la oración se contempla a Dios, se le agradece, se le pide perdón y se le solicita su bendición y ayuda y eso y mas hace VIRGEN DE LOS REYES cuando con sus sones suenan “alma de Dios” o “serva la bari”. Normalmente para orar se necesita un clima de recogimiento, silencio y soledad interior para facilitar la unión con Dios; y realmente nada mas lejos de la realidad… buscando a los sones de la Agrupación se reza y reza sin parar. Nunca olvidaré los ojos, las sonrisas y la ilusión encendida de la gente que los escuchaba… eran oraciones por un mundo mejor por llegar “¡a la gloria!” o estar “al compas de la laguna” de nuestras vidas. La oración es el esfuerzo de comunicarse para expresar los pensamientos y las emociones personales, pero siempre con mucho cuidado, sabiendo que lo que le pedimos a ÉL nos puede llevar a la paz porque… “caminando va por tientos”. Y esa paz la puedes llegar a alcanzar en cualquier esquina, en cualquier trabajo, en cualquier familia, solo necesitas buscarla y encontrar “tu paz por la calle ancha”. Yo en su día la encontre… en mi trabajo como MEDIADOR DE CONFLICTOS, porque siempre recuerdo que un minuto hablando, dialogando, puede resolver toda una vida: pero esta Semana Santa la he encontrado también con mi Agrupación. La paz ruidosa, la paz estridente, la paz que solo algunos corazones son capaces de transmitir… la de esos grande músicos con mayúsculas que he conocido y compartido. Amigos de A.M. Virgen de los Reyes (como reza en las cintas atadas a nuestra muñeca) me habeis dado una gran lección. La lección de la música, la lección de la amistad, la lección de ser diferentes, la lección de poder tener ilusión por encontrar nuestra “Tierra Prometida”, la lección de que quedan menos días para seguir viéndonos, la lección de que los problemas son oportunidades. Ya nunca olvidaré el nerviosismo por mi primera salida desde Molviedro, los tricornios mojados porque si se moja ‘El”, nos mojamos nosotros, “los churros” interminables de las setas con la escolta, los pueblos volcados con sus pasos, vuestros ojos de ilusión en el Carmen Doloroso en la Cuesta del Bacalao, vuestros abrazos sinceros y llenos de emoción al terminar cada estación Y que decir de mis compañeros. Es imposible en menos tiempo encontrar una familia, cuyos corazones son mas grandes que su cuerpo… si, si, vosotros, escoltas… os lo dice “el grande” como me llamais. Rezo con vosotros y por vosotros. Gracias por preocuparos en cada momento por mi. Sois únicos y tengo el “regalo que me ha dado la vida de formar parte de vosotros”. “y al tercer día…” Javier Alés Con orgullo Escolta de VR

6 comentarios:

claudia dijo...

Es un artículo hermoso, emotivo, que nos llega al alma para quienes aunque no seamos sevillanos conocemos, amamos Sevilla. Gracias por permitirnos recordar las Semanas Santas que hemos vivido alguna vez en una ciudad que es una maravilla.

Javier Alés dijo...

Gracias Claudia, por tus palabras, espero que pronto puedas disfrutarlas porque hacen de esta festividad algo unico

danilo tarantino dijo...

Sensaciones que muestras,que nos llevan a Esa Pasión Eterna.Enhorabuena.

Javier Alés dijo...

Gracias Danilo... habla el corazón. Un abrazo

Centro Andaluz de Mediación dijo...

Cuando se habla con el corazón, como tú haces aquí, no sólo afloran los sentimientos propios, sino que se provoca la emoción en los demás. Gracias Javier por estas inyecciones de humanidad que reconfortan el espíritu. Un abrazo malagueño para un sevillano.MM.

Javier Alés dijo...

Gracias Maria y Pilar; Pilar y Maria por dejaros inyectar esa dosis de humanidad, cuando a vosotras os rebosa por todos lados. Un besazo