martes, 15 de febrero de 2011

LA CAJA DE HERRAMIENTAS


Para los amantes de la mediación familiar es básico contar con una completa caja de herramientas que les permita realizar con éxito las diferentes tareas . Por eso, como Director del Curso de Especialista en Mediación, he elaborado una lista con los elementos básicos e imprescindibles en toda caja de herramientas que se precie y que todos debemos tener en nuestros despachos . A grandes rasgos, una completa caja de herramientas para el bricolaje de los “sentimientos” con las que atender el conflicto a reparar se compone de numerosos utensilios cada uno de los cuales abarca diferentes tipos de intervención y una utilidad específica. Vamos a enumerarlos y con ello ver la similitud con nuestro trabajo de INTERVENCIÓN en familias:
Me gustaría que me ayudarais a “enseñar” estos utensilios,
Destornillador.- Existen diferentes tipos de destornilladores y por tanto es importante tener un surtido de cada uno de ellos en sus diferentes medidas. De esta forma, siempre tendrás uno que se adapte correctamente al trabajo de que se trate; Saber cuando nos encontramos en un conflicto, explorar a las personas, puede suponer “sacar” hacia fuera cual ha sido el verdadero detonante del conflicto. Cual es el tornillo que está incrustado y no nos deja “reparar”, “lijar” y “reponer”, tienes que tener en cuenta que si no coincide puedes hacer que ceda el cabezal a atornillar y por tanto quede inutilizado el objeto. Asi cada caso ofrece un “destornillador” distinto: de estrella, punta plana, grosor- Los mediados, por tanto tienen derecho a que les apliquemos el correcto. Javier Alés
Atornillar y desatornillar, apretar o aflojar en mi pretensión o respecto al otro, es algo que veremos en el comienzo de las sesiones, incluso hasta el final de las mismas. Se "atornilla" la postura propia, manteniendo la que creemos nos beneficia y, sin embargo, se pretende "desatornillar", aflojar, hacerle ceder, al otro en sus demandas o posicionamiento. el destornillador es mío y soy yo, como mediadora, quien debo utilizarlo. Para ello, como dice Javier, deberé elegir entre la amplia gama que me ofrece el mercado, el de estrella, más o menos grueso, el plano, el destornillador eléctrico o el manual... ¿Qué me permitirá hacer una elección adecuada de la herramienta? En primer lugar creo que un análisis de la situación que se me plantea, si quiero atornillar sobre madera u otra superficie, o si el tornillo es de cabeza plana o estrellada... Es decir, tendré que ver qué conflicto trae a mi despacho a esas dos personas, aflojando el tornillo de los sentimientos, de los miedos, de lo que creo que pasa hasta llegar al "esto es lo que ocurre". En esta fase, aun no he quitado ningún tornillo de su lugar, sólo estoy desatornillando, poco a poco, viendo qué situación tengo ante mí.
Maria Merino Nogales
. Taladradora / Atornilladora.- A una taladradora / atornilladora se le puede acoplar diversos accesorios, como por ejemplo: discos de lijar, de pulir, etc., con los que es posible hacer más trabajos aparte de agujerear y atornillar. Sólo hay que tener en cuenta la potencia de la máquina para determinados trabajos.
A una taladradora / atornilladora se le puede acoplar diversos accesorios, como por ejemplo: discos de lijar, de pulir, etc., con los que es posible hacer más trabajos aparte de agujerear y atornillar. Sólo hay que tener en cuenta la potencia de la máquina para determinados trabajos .La taladradora puede servir para aplicar primero el disco de pulir o la lija segun cada caso, donde quitamos durezas y asperezas al conflicto con seducción, los asuntos accesorios, terceros que interfieren y que pueden dañar el resultado final ( acuerdo). una vez limpia la zona y creado el ambiente propicio de colaboración mutua es posible hacer el agujero que entre el fondo del conflicto ( rencores pasados, visitas o pensión de hijos, bienes a liquidar, desconfianzas profundas). aplicamos la potencia máxima al taladro cuando debemos cerrar los asuntos claves. Ignacio Loring Caffarena
La taladradora de percusión( genera movimientos de percusión además de movimientos giratorios con las brocas), por ello resulta especialmente indicado para taladrar la mampostería( sistema tradicional de construcción que consiste en levantar muros y parámetros, para diversos fines, mediante la colocación manual de los materiales que la componen,ej. ladrillos, bloques de cemento.....Esta herramienta la veo muy útil a todo mediador, en el caso que se encuentre con dos partes, las cuales parece que no están dispuestas a ceder, a abrirse una a la otra, para ello ( coge su taladradora de percusión),y se introduce en sus pequeñas cabecitas, y ve, de esta manera cuales son sus sentimientos, miedos, odios.....para poder sutilmente , empleando también otras herramientas, saber lo que realmente quiere cada uno y llegar de esa forma a un acuerdo favorable para todos.Victoria Regina Almagro de Torres
Martillo de carpintero.- Todos los martillos de carpintero se caracterizan por tener una peña más delgada, con la utilidad de clavar el principio del clavo en la madera. Una vez se sostiene el clavo solo y no hay peligro de que se tuerza se puede terminar de clavar con la parte más contundente (bordón).
Es difícil decir que un martillo nos pueda ayudar en un proceso de gestión de un conflicto, pero me atrevo a proponer el “acierto” cuando estamos explorando los sentimientos de las personas que tienen el conflicto y como tenemos que insistir “martilleando una vez y otra” en lo que verdaderamente va a conseguir co-construir su solución. Necesitamos “dar un golpe certero” para que no se desvie. Javier Alés
Martillo de orejas.- Este martillo tiene una doble utilidad: además de su uso convencional para golpear, sirve para extraer los clavos haciendo palanca. . Esa doble utilidad, lo hace necesario en nuestra “caja de mediación”. Al igual que el anterior sirve para golpear lo que de verdad tiene interés y “sacar” aquello que se encuentra enquistado y que no nos sirve. Hay que tener en cuenta que el clavo que sacamos deja un agujero que tenemos que saber “rellenar”. Javier Alés. Tenazas.- Se usan básicamente para extraer clavos de la madera mediante el principio de palanca. Al tener la punta redondeada y un mango alargado, se coge fuertemente el clavo e se inclina la tenaza hacia abajo.
Las tenazas y la “tenacidad” no están reñidas en la mediación. Efectivamente con ellas podremos construir una “historia nueva” porque trataremos de sacar aquello que no interesa. Me gustaría también dar una oportunidad a aquello que sacamos con las tenazas, porque si bien en un momento no sirvió, si hemos logrado poder sacarlo sin causarle daño, lograremos poderlo utilizar si fuera necesario después. Javier Alés.
Llave corrediza inglesa.- Tiene la peculiaridad de que se puede ajustar a diversos diámetros de tubos gracias a su abertura "de cremallera". Además tiene la boca dentada para que no resbale al apretar o aflojar. La medida más común y con la que se realizan la mayoría de trabajos es la de 235 mm .
Gracias a la peculiaridad de la herramienta me puedo adaptar a cualquier tipo de diametro haciendo su abertura más grande o pequeña, abriéndola más o menos según la pieza que tenga que apretar. Que es pequeña, cierro un poco más, que es grande, abro, en definitiva la adapto según la necesidad. Me suena a mediación porque analizando el conflicto y a las personas voy a adaptarme y utilizar las técnicas adecuadas para cada momento y sabré cuando tengo que abrir más, o al contrario, cerrar. Alberto Beas Martínez . Alicates universales.- Permiten realizar multitud de trabajos ya que son un “mix” entre las tenazas, la llave inglesa y los alicates planos. Tienen la punta dentada para sostener fuertemente cualquier objeto independientemente de la forma y además sirven para cortar cables eléctricos. El alicate es una herramienta imprescindible en cualquier caja de herramientas, cumple con muchas funciones, una de ellas es la de sujetar pequeños elementos, partes, materiales, etc. El mediador puede utilizarla para contener ciertas actitudes, para sostener el proceso y que así no se le escape. Pero además el alicate es usado en electricidad para pelar los cables y poder unir los conductores y crear conexiones, es decir herramienta imprescindible para un mediador, "pelar la superficie" destapar las capas superiores que nos impiden ver la esencia de las personas o de los conflictos para encontrar entre ellas los elementos conductores, elementos que les conectan.Existe una modalidad de alicate llamada "alicates de presión", utilizados para aprisionar fuerte y fijamente algo, muy útil para el mediador, que busca que los acuerdos y las decisiones, sean fuertes, duraderas...Astrid Navarro.
Si bien permiten realizar multitud de trabajos, es un "mix" entre varias herramientas. Como mediador, la utilizaría para sacar, usando todas sus funcionalidades, de las palabras y gestos de los mediados, la solución de y para ambos, sujetándolos y ayudándolos fuertemente a llegar a ello. También con el alicate universal, extraería los sentimientos de ellos, para que una vez cortados, no interfieran en su solución. Y para terminar, al ser una herramienta "mix", nos ayudaría aún más al mediador, puesto que tenemos más posibilidades de ayudarles y llegar a que encuentren el acuerdo. Isabel Caballero Lara . Llaves planas e inglesas.- Las llaves planas se fabrican con una medida fija que ha de coincidir exactamente con las tuercas o pernos a apretar o aflojar. Si no coincide la medida, se debe utilizar una llave inglesa de abertura variable, ya que si no, la llave "patinaría" y se podrían redondear los bordes de la tuerca
Esta sirve para apretar tuercas que con la mano no podemos, y para darle una fuerza extra que no se es capaz de otra forma. Esta llave esta echa específicamente para esta situación y podemos encontrarla en diversos tamaños. Es aquí donde encuentro la similitud con la mediación.La mediación tiene como uso especifico un conflicto, que al igual que las tuercas, puede ser mayor o menor, aunque este tamaño realmente nos lo presta las personas con las que mediamos. Por lo que la mediación seria como un proceso de apretar tuercas. en un primer lugar la tuerca esta vacilante y sin fuerza, como la persona que acude a mediación se encuentra totalmente echa polvo y realmente no sabe ya como acatar ese conflicto.Es entonces donde el mediador-artesano, por medio de sus hábiles preguntas y experimentadas técnicas va poco a poco enroscando el conflicto y ajustándolo, hasta que llega el momento en que aparentemente la tuerca esta pegada a la superficie y es donde tenemos que dar los últimos toques mas fuertes que los anteriores para asegurarnos de que queda bien sujeto, como es en el caso de la mediación del acuerdo .Después de todo un proceso de preguntas donde se ha ido acatando todas las situaciones y variables que se nos presentan, estamos ante la fase final donde todas las soluciones a las que han ido llegando las partes hay que plasmarla en un acuerdo para darle ese ultimo toque de fuerza y asegurar la duración en el tiempo de dicho acuerdo.Y por ultimo recordar que no es la llave inglesa (mediador) el que enrosca la tuerca, sino la tuerca (partes del conflicto) la que con ayuda de la llave inglesa (mediador) consigue enroscarse de forma duradera. Javier López López .Serrucho de carpintero.- Este modelo de sierra es el más convencional y el más utilizado. Se caracteriza por unas medidas muy estandarizadas de 50 cm de largo y 8 dientes por pulgada, lo que permite cortar cualquier tipo de madera con bastante facilidad.
Serrucho de carpintero, herramienta muy utilizada que sirve para cortar cualquier tipo de madera con facilidad. Tambien los mediadores pueden utilizarla en ocasiones puntuales. Nos encontraremos situaciones en las que las partes entren en insultos, descalificaciones e incluso episodios violentos. En estos casos el mediador debe "sacar su serrucho de mediador" y cortar de inmediato esta situación, ya que esto no nos aporta absolutamente nada al proceso. En este sentido el mediador debe ser firme y no permitir este tipo de comportamientos. Asi compañeros, no olvidar vuestro serrucho cuando vayais a mediar. Alicia de la Prida Caraballo
si lo corta todo seguramente servirá para corta las primeras tensiones que pueden aparecer tanto en los comienzos del proceso de mediación , como en cualquier momento de dicho proceso.Esas primeras tensiones usualmente aparecerán en ese primer encuentro que tendrá lugar entre el mediador y las partes, tanto si es con una como si es con las dos. El serrucho nos ayudará tanto a cortar la distancia que a priori existe entre el profesional y las partes, para conseguir la confianza mutua, como para ir cortando poco a poco la tensión que usualmente existe entre las partes en conflicto, como aquellas que irrumpirán previsible o imprevisiblemente a lo largo del proceso .Como herramienta de riesgo que es, habrá que utilizarla con suma cautela. Elisa Isabel Santiago Blázquez.
Cúter.- Es una cuchilla provista de una empuñadura para conseguir una buena sujeción y evitar que nos resbale al cortar y podamos sufrir algún corte. Tiene la utilidad que las cuchillas son desechables y así no hace falta afilarlas. Se utiliza para cortar plásticos, papel, piezas de cuero .Desde mi humilde óptica, creo que en la primera o primeras sesiones que podamos tener con las partes en conflicto, va a ponerse en funcionamiento nuestra intuición. Sobre este punto deseo incidir, porque recopilar información es fundamental en el proceso de mediación, pero también lo es el que no se eternice. Inevitablemente en la sesiones hay que desechar o apartar emociones negativas entre las partes, informaciones confusas, intentando que todas las manifestaciones sean lo más objetivas posibles y fructíferas. Sabemos que es difícil o muy difícil en muchas ocasiones. En la conducción del conflicto, a mi juicio, hay que “cortar”(con el cúter) o desechar todo lo residual. Ello no quiere decir que no tengamos la obligación de detectar que una trivialidad o algo material e irrelevante, sea el nudo del conflicto. Será una intuición, más que el propio razonamiento en sí, ya que son las partes las que deben encontrar la solución y cualquier razonamiento sesudo por nuestra parte puede llegar a ser erróneo, por más tiempo que empleemos en la reflexión .Dicha intuición o intuiciones lógicamente tienen que ser inteligentes. En relación a esta reflexión me gustaría aportar la idea de este autor, Malcolm Gladwell, quien afirma que la Inteligencia intuitiva es la facultad de extraer conclusiones a partir de una pequeña selección de datos significativos no es un don: es una capacidad inherente al ser humano que debemos tomar en serio y aprender a cultivar en nuestro favor. José Luis Martín Amaya
Para mi el CÚTER representa una herramienta de precisión capaz de cortar en diferentes materiales y con trazos precisos. De esta forma permite ir recortando las primeras aristas que surge en todo conflicto e ir dándole forma, ya que las aristas no cortadas podrían producir heridas emocionales, ante cualquier roce, que en nada ayudaría la labor mediadora.
Por ello, el cúter supone un utensilio ideal para hacer cortes rápidos y precisos, casi imperceptibles sobre el material que trabajamos, de manera que desechamos hábilmente, como por arte de magia en un...ya no existe, lo que parecía ser.
Alicia Serrano Chaves

Metro plegable y cinta métrica.- El metro plegable puede ser de plástico o de madera y su medida es de 2 metros. La cinta métrica es una cinta metálica enrollable con un gancho en la punta para que se aguanta sobre el objeto a medir. Las largadas son variables y van desde los 2 a los 10 metros y está provista de un sistema para evitar que se enrolle involuntariamente
Yo tomaría el metro al principio de cada sesión de mediación para medir la distancia existente en el desencuentro, discrepancia, desacuerdo o desencuentro entre las partes en conflicto. Si la toma de “medida” disminuye respecto a la tomada en la primera sesión, es señal de que se está en el buen camino y es posible el acercamiento final, si por el contrario las distancias no se acortan, incluso que crecen, es cuestión de pensar en cambiar la estrategia o desistir. Así pues el metro y su uso debe ser, como para el carpintero, una herramienta fundamental para el mediador. Manuel Rodríguez Duarte
Con el metro puedes "medir" las circunstancias anteriores para llegar al conflicto, esa radiagrafía del conflicto que debemos hacer al iniciar una medición. El metro nos va a permitir medir hasta donde tengo que llegar para encontrar el "conflicto", habrá ocasiones es que con poca cinta llegue al conflicto, y otras muchas que aún utilizando los dos metros que me permite medir, no llegue al "conflicto" y tenga que seguir midiendo. Carmen Torres Villalobos
Es fundamental medir el conflicto a la perfección, encuadrarlo y así con los alicates cortar lo secundario .Medir la situación.
Medir los sentimientos y lo involucrado que esté cada una de las partes en el conflicto y en la resolución del mismo.
Saber medir, la legitimidad que se otorgan los protagonistas del conflicto. Hacer una correcta medición de las intenciones de cada uno.
Medir lo realmente importante de lo que no lo es y cortar.
Carmen Medina Bujalance . Escuadra.- Para marcar y hacer cortes en ángulo totalmente recto, la escuadra es la herramienta ideal
La escuadra suele emplearse apoyándola sobre una regla o un cartabón para trazar líneas que confluyan en un punto común, con lo cual obtenemos una perspectiva .Si trasladamos ese uso de la escuadra al ámbito de la mediación, veremos que el punto común en el que confluyen finalmente todas las líneas es el acuerdo alcanzado en la gestión del conflicto.Ese punto común no existía antes de hacer uso de la escuadra. Era un punto imaginario que estaba en la mente del mediador .El mediador ha ido deslizando la escuadra por la regla o el cartabón hasta detenerse en un lugar concreto, desde el cual ha trazado una línea. Posteriormente ha variado la posición de la escuadra y la ha vuelto a deslizar por la regla o el cartabón, y nuevamente se ha detenido en un lugar que ha considerado idóneo para trazar otra línea que ha confluido en un punto con la anterior. Y así sucesivamente ha ido trazando líneas, una tras otra, haciendo confluir a todas ellas en ese mismo punto común .El punto de partida de cada una de esas líneas ha estado siempre en la regla o el cartabón, no en la escuadra. La escuadra sólo ha sido el instrumento que ha servido para trazar una línea recta entre dos puntos: el conflicto y el acuerdo. Adolfo Carmona .
Iguala.- Es un listón metálico totalmente recto para comprobar si una superficie es totalmente plana, por ejemplo: nivelar un suelo antes de enmoquetar o colocar unas baldosas. También puede servir como regla o guía.
Uno de los principios de la Mediación, es la igualdad de las partes, igualarlos ante y en el proceso y ante ellos mismos. Por tanto el Mediador ha de vigilar que las partes estan al mismo nivel, en el mismo plano, la no existencia de subordinación de una a la otra, y si en en sesiones conjuntas no se consigue habrá que hacer una sesión particular y darle las "instrucciones" correspondientes para que esté a la altura de su contrincante. Con la IGUALA ambos mediados estan al mismo nivel .Una vez obtenida la igualdad de las parte en el proceso de Mediación, entraría en la LIMA, por la cual poco a poco desbastaría, limaría el problema, el conflicto, intentando llegar al fondo del mismo, al verdadero origen y lo contextualizaría, para que y mediante LA ESCUADRA, fijarlo, marcarlo, lo que sería la guia seguir en todo el proceso de Mediación. Ramón Castro Fernández
Es útil porque sirve para nivelar o equilibrar las diferencias que se vayan produciendo a medida que vamos actuando entre las partes en conflicto, es decir, si los interesados, durante la mediación se produce o vemos un desequilibrio, colocamos la regla y pegamos un golpecito con el martillo, y así, si existe alguna desproporción, se igualan(esto es lo que se hace para alicatar o ensolar, si hay un resalto, al poner la regla, se observa el desnivel y se golpea con el martillo de goma, de esta forma se van nivelando los azulejos o losetas).
Además la iguala o regla, también se utiliza para comenzar una pared o tabique, como guia, y de esta forma el tabique saldrá recto y a plomo o a nivel; por tanto en la mediación es importante que sigamos una regla e intentar que el acuerdo vaya a buen puerto, y seamos los mediadores los encargados de mantener la regla a nivel. Dejando a los interesados, que el tabique lo construyan en función de sus necesidades.
Así que los mediadores, somos los responsables de dar el pistoletazo de salida a la mediación, con equilibrio desde el comienzo y durante la misma, de forma que usaremos la iguala en función de como vaya evolucionando. Miguel Angel Romero Escaño

Lima.- En el mercado se pueden encontrar multitud de limas, para metal, madera, cuadradas, triangulares, de media caña, planas, redondas y de muchos tamaños. La más polivalente es la de media caña. Con su uso se van obturando las hendiduras de la hoja, se han de ir limpiando con cepillo metálico para que mantengan su rugosidad y poder de abrasión
Al contrario que la lija, es una herramienta más perdurable en el tiempo y más oportuna para el carpintero debido a la gran cantidad de tipos de lima que existen, puesto que cada una de ellas se "especializa" en una forma definida y particular. Pero a la vez tenemos una lima "universal" que es capaz de ayudarnos en un momento dado, cuando no somos capaces de encontrar esa justa que buscamos dentro de nuestra caja.La lima deja "el camino" más liso, más llano, quita asperezas consigueindo apartar las "virutas", "bordes" y "rebordes", obteniendo así poder continuar la elaboración del proyecto que se nos presenta. Pero a la vez la lima no altera la esencia del material que trabajamos, ya que con un simple cepillado la superficie queda limpia, podríamos decir que incluso más limpia. Irene Macias Berlanga . Cepillo carpintero.- el cepillo carpintero sirve para rebajar la madera, pero en capas más finas. Aunque es posible variar la profundidad del corte moviendo la cuchilla que se fija mediante un calzo.
El cepillo de carpintero, como herramienta que sirve para desbastar la madera e ir sacando finas capas, rebajándola, quitando lo accesorio que muchas veces impide delimitar el conflicto para, después de identificarlo, poder buscar la mejor solución al mismo. José Antonio Pérez Mata .
Sirve para rebajar la madera en capas finas o incluso en capas mas profundas. En la mediación, creo que es una herramienta que usaremos en numerosas ocasiones ya que debemos eliminar de las partes, las asperezas, irregularidades en la relación entre ellos como puede ser un desequilibrio de poder, para dejar el problema "al desnudo" (como dejaríamos la madera: en bruto y sin tratar) y poder aplicar el tratamiento adecuado en función de lo que nos encontremos debajo de todas esas capas que quitamos, descubriendo nuevos aspectos conflictivos a medida que ahondamos en el problema. Así solucionaremos punto por punto a medida que quitamos capas. Rosanna Maria Caminiti Cultrera Medidas de protección.- Para cualquier trabajo de bricolaje hay que tomar ciertas medidas de seguridad. Para manipular productos químicos o corrosivos hay que llevar guantes de goma. Para el polvo es importante utilizar una mascarilla y para los vapores de algunos productos químicos. Al lijar o cortar madera y metales hay que protegerse los ojos del polvo y las chispas.
Sobre las medidas de protección, las cuales sin duda son fundamentales para un mediador como para cualquier profesión "de riesgo". Tratándose la mediación de una cuestión en la que están muy presentes las emociones y como tú dices frecuentemente, los sentimientos, entiendo que resulta de suma importancia para todo mediador tomar las medidas de protección necesarias para que la imprescindible empatía que debemos construir con los mediados no se convierta en una implicación emocional con alguna de las partes del conflicto, para así no perder la neutralidad o la multiparcialidad que debemos tener como mediadores . Pienso que el mediador debe mantener una cierta distancia con respecto al conflicto para así poder tener una visión clara del mismo y ayudar a las partes a encontrar su solución, dado que los mediados normalmente están tan metidos en el conflicto y en la confrontación que no consiguen identificar con claridad la verdadera base del conflicto y es precisamente eso lo que les impide ver las soluciones. Antonio Bernal Ramos.

OTROS MATERIALES:
El pegamento: (no lo tienes en la caja de herramientas, pero lo deberías de tener). Un buen pegamento de carpintero, para aquellas pequeñas piezas que todavía ajustan, por lo que con un poco o mucho pegamento, se quedan unidas. Hay pequeñas fisuras que con un poco de trabajo por parte de los mediados se pueden reparar. Dejaría el soplete para aquellas grandes grietas en las que no es suficiente un poco de pegamento, pues no sólo hay figura, sino que además los dos lados de la pieza a pegar no coinciden, por haberse perdido algunos trozos, ya irrecuperables. A lo mejor el conflicto es insuperable en su raíz, pero las partes pueden lograr un acercamiento y entenderse mejor. Para ellos estaría indicado el soplete (lo siento pero también te falta en la caja, seguramente por que un carpintero no debe de utilizarlo...). Milagros Lama González

Cuelga fácil. Donde se pueden colgar, cosillas de poco peso, (pequeños miedos, perjuicios, sentimientos de culpa, algo de inseguridad......etc), que en determinadas ocasiones les impiden pensar con nitidez y valorar las cosas de forma más objetiva. La idea seria colgarlos y saber que están ahí controlados y poder reflexionar y trabajar sobre ellos y ser conscientes de los inconvenientes de descolgarlos y los beneficios de tenerlos "colgados". Victoria García de Leaniz.

La tartera; algo que tampoco debe faltar a un albañil cuando se realiza una obra y es la tartera, donde se lleva el tentepie o bocadillo, es el momento de descanso del obrero, donde repone fuerzas para luego seguir trabajando. Creo que a veces en la mediación cuando las cosas se complican y las herramientas nos pesan, es necesario descansar, hacer una parada, para luego retomar el trabajo con mas fuerza, es lo que llamamos un "kit kat". Juana Cruces Guerrero

La mascarilla; porque aunque haya que ser multiparcial, no debemos contagiarnos de los virus del conflicto y poder ser objetivo. Si no correremos el riesgo de infectarnos demasiado y tomar parte subjetivamente. Ya no seríamos un tercero que acompaña en el camino de la resolución. No podríamos ver con objetividad el problema y por tanto dejaríamos la imparcialidad de lado. Lo cual nos impediría mediar adecuadamente. Carmen Medina Bujalance

la llave allen: Esa maravillosa palanquita de acero que te dan en Ikea, sea en forma de L o en forma de Z y que sirve absolutamente para todo, os lo juro, he montado una librería que sin montar ocupaba cajas y cajas y ahí está ocupando toda una pared del salón y montada a base giro de llavecita.Si conseguimos montar desde un percherito a una libreria sólo con esa llave mágica, quiero pensar que podemos ayudar con ella a solucionar conflictos con la misma magia, a base de pequeños giros, importándonos poco si el trofast se junta con el brimnes (nunca sabe uno que pone en las instrucciones con esos nombres que tienen las cosas en Suecia) y si sobra un tornillo que no sabemos donde hubiese tenido que ir, lo importante es que al final se quede bien derechita en la pared y las baldas sujeten bien los libros, que de eso se trata. Aranzazu Lopez-Pazo Terrades

Barrena. Instrumento de acero con una rosca en espiral en su punta y una manija en el extremo opuesto, que sirve para taladrar o hacer agujeros en madera, metal, piedra u otro cuerpo duro. Hay otras sin manija, que se usan con berbiquí.
Barra de hierro con uno o los dos extremos cortantes, que sirve para agujerear peñascos, sondear terrenos, etc.
Me refiero a la barrena de la primera acepción. En nuestro despacho algunas paredes están forradas con madera, cuando fuimos a colgar los cuadros (se ve que hasta ahí llego yo con el bricolaje) nos dimos cuenta que, al clavar directamente, la mayoría de las veces el clavo se desviaba, incluso podíamos astillar la madera, pero con nuestra barrenita todo fue muy fácil, presionas suavemente, giras y haces una pequeña incisión, sin astillitas, una vez conseguida puedes usar el clavo o bien una alcayata de rosca con lo cual ni siquiera necesitas golpear con el martillo, la misma alcayata de rosca se va colocando en su sitio dando vueltas, a veces con ayuda de los alicates eso sí.
Y digo yo ¿no estaría bien tener una barrena para esos casos en que el mediado es inaccesible? Con mi barrenita yo haría una primera incisión, limpia, sin astillas. Una vez conseguida esa entrada a la mente, al interés del mediado, ya podría seguir trabajando, a partir de ahí puedo necesitar de otras herramientas más contundentes (¿el martillo?) o puede que todo vaya casi por sí solo. Además mi barrenita tiene otra ventaja, es pequeñita, cabe en la palma de mi mano, no hace ruido como el taladro eléctrico, el mediado no se va a dar ni cuenta de que la he usado. Remedios Gallego Torres

Las TIJERAS y LA CINTA AISLANTE. En el ámbito de los conflictos puede ocurrir que los mismos se prolonguen el tiempo y en algunos casos se arrastren desde la juventud. Se me ocurre el caso de varios hermanos con malas relaciones entre ellos mismos y entre alguno de ellos y alguno de sus progenitores en el supuesto de que tengan que reunirse para decidir como se aborda el cuidado de ese padre o madre mayor. Es muy probable que nos encontremos con un pasado de relaciones entre ellos y de ellos con ese progenitor que puede estar cargado de historias dolorosas, de desencuentros y de reproches. Si el problema que hay que abordar a través de la mediación es el de cómo se organizan los hermanos para cuidar a los padres o a ese padre o madre es muy probable que en el curso de las sesiones surja acusaciones veladas y reproches.
Estoy aprendiendo que la mediación debe tratar los problemas actuales y de futuro para establecer una planificación que mire hacia delante. Por ese motivo el mediador debe delimitar el conflicto, cortar los cables con el pasado, sacar ese pedazo de cinta aislante de color verde, por ejemplo y atarla a los dos extremos de ese cable emocional que une a los mediados con el pasado. Entiendo que en esa tarea de delimitar el objeto del conflicto, la tijerita y la cinta aislante pueden ser recursos necesarios para que el mediador centre el auténtico problema que es como se organizan los hermanos para cuidar de sus progenitores y ayude a las mediados a encontrar sus propias soluciones. Inmaculada González Mena.

Esperamos que esta “caja de herramientas” os sirva en vuestro futuro profesional como mediadores. Javier Alés y los Alumnos/as del Curso de Especialista de la Universidad Pablo de OLavide y el Experto de la Universidad Internacional de Andalucía.

2 comentarios:

miguel angel dijo...

Un saludo MAESTRO, desde Málaga, un aprendiz de la mediación.

Miguel Ángel

Javier Alés dijo...

Hola Miguel Angel me da mucha alegria verte por aquí. Un fuerte abrazo y espero que no sanes nunca de tu "virus de la mediación". Un abrazo. Javier Alés