lunes, 21 de mayo de 2018

AUNQUE DUELA....


AUNQUE DUELA…
Cuando te apartas de las religiones monoteístas, clásicas, que han marcado nuestra vida, podemos hablar de esas “nuevas religiones”, aquellas que cambian el sentido pero que no hacen más que inculcar, el concepto contrario a lo preestablecido.
Hoy en día hablamos que no puedes ser feliz sin amarte a ti mismo. Lo dicen así de claro y contundente porque esa es la realidad. Si tú no te quieres, no te tratas bien, no te respetas a ti mismo ¿cómo vas a pretender que lo hagan los demás? Y aún más ¿cómo vas a aceptar el amor que los demás te den, si tú mismo no te amas? Por eso dicen y aseguran que amarte a ti mismo es el camino a la felicidad

Para otros, el objetivo es lograr usar varias técnicas concretas para conseguir que nuestra conciencia se relaje y no elabore juicios de nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos. Saber qué acontece en nuestro fuero interno en cada instante a través de la gestión de los procesos atencionales. Puedes conseguir separar la persona de sus pensamientos para poder reconocerlos y poner en duda los patrones mentales, otorgando un gran peso al aquí y el ahora mediante una atención total al momento presente.

En otro orden existen modelos de comunicación que se centra en identificar y usar modelos de pensamiento que influyan sobre el comportamiento de una persona como una manera de mejorar la calidad y la efectividad de la vida.
Stephen Briers (2012), dice que estos modelos no son realmente un tratamiento coherente, sino "una mezcolanza de diferentes técnicas sin base teórica muy clara". Este autor sostiene que la máxima puede ser  narcisistaegocéntrica y disociada de las nociones de responsabilidad. 
Por eso me atrevo a decir y calificar a estos movimientos como nuevas “religiones”. Cuando el ser humano abandona la religión se centra en estas nuevas técnicas que plantean el “yo” como el centro de tu atención y puedo decir que el “egoísmo” y “el narcisismo” es el cáncer del siglo XXI. En realidad cuando ayudas a los demás, como promueven las religiones clásicas, te estás ayudando a ti mismo.
Sabes que cuesta lo mismo servir, ayudar y apoyar a la persona que lo necesita que el no hacerlo. La diferencia solo radica en la intención y la disposición que uno tenga ante la vida. Como siempre mencionamos todo está en “la actitud” ante la vida.
Ayudar a alguien sin recibir nada a cambio o no hacerlo son oportunidades personales que fortalecen el carácter y mejoran el autoestima en lo que solo se pierde una buena ocasión para sentirse mejor.
Ayudar a las personas, ser voluntario, brindar apoyo, cooperar con las organizaciones como hicieron los Bomberos sevillanos que ahora anuncia para dar premios diversas instituciones, etc., son actos buenos que mejoran la calidad de vida en general.  Pero mas allá de ser una buena acción, estas gestiones benefician directa e inmediatamente a la persona que los realiza.
Una palabra de consuelo a alguien que está sola o triste, una invitación a comer en tu mesa, una sonrisa oportuna sin recibir nada a cambio o incluso poder apoyar económicamente a alguien o algún proyecto social, puede cambiar la perspectiva de la vida de cualquier persona; y sin buscarlo, esta acción termina ayudando mayormente  a la propia persona que realiza el acto. ¡¡Que gran poder tiene la sonrisa!!.
Cuando uno  se hace voluntario con el fin genuino y sincero de ayudar  a los demás y con la pura intensión de dar sin esperar nada a cambio, surge un sentimiento de satisfacción y que hace que te sien tas bien contigo mismo y con los que te rodean.. Las capacidades personales se mejoran y la sensibilidad se afina logrando que  finalmente todos salgan beneficiados.
Siempre que uno da  nunca pierdes, al contrario se te multiplica lo que das como un efecto boomerang, una regla matemática  difícil de explicar.
En la web www.recetasparalavida.com se habla de una receta mágica que me gusta reproducir y que deberíamos aplicar en nuestra vida:
Ayuda a los demás y ayúdate a ti mismo
Ingredientes:
·         1 taza de iniciativa;  entender y actuar antes de que te lo pidan
·         2 racimos de sensibilidad;  ver con los ojos de la persona que requiere ayuda
·         1 pieza de creatividad; ingenio para dar con gusto y dignidad
·         2 cucharadas de bondad; condición básica para dar, humildad, gusto y compasión
·         1 manojo de alegría; actitud positiva, con energía que se contagia, satisfacción y agrado
·         1 pizca de amor; cariño y entrega  por la vida y por los demas
Recomendación del chef: Tu puedes hacer la diferencia. No esperes a que te pidan ayuda para extender la mano, o dar palabras de ánimo hasta que veas que es lo único que puedes decir, recuerda que tú tienes el poder  y la responsabilidad de hacer la diferencia y de ayudar.
Modo de preparación:
1.    Ayudar a los demás es ayudarse a sí mismo. Al auxiliar a otros, uno aprende a superar los desafíos propios, inspirando y proporcionando herramientas para que puedan solucionar sus complicaciones. Además, cuando uno vive para servir  desarrolla  sensibilidad, bondad y sus atenciones son más  acertadas.
2.    Dar  y ayudar es la mejor manera de sentir gratitud.  Uno  es más generoso   cuando siente que tiene la posibilidad o la capacidad de hacerlo, por lo que tiende a buscar oportunidades para expresar su gratitud,  al hacerlo le afloran  simultáneamente mayores sentimientos de agradecimiento y satisfacción.
3.    Entre más ayudas a los demás, más rico emocionalmente te conviertes; Las posibilidades de dar son ilimitadas cuando se da de corazón y sin esperar nada a cambio. El universo se achica y las oportunidades se multiplican
“Una  persona generosa de corazón es una persona rica, alegre y feliz”
Con esta receta me gustaría concluir que las personas necesitamos de los demás, pero que nunca debemos centrarnos expresamente en estas técnicas que nos conducen al narcisismo y a ser ególatra, dado que “la ignorancia no conoce límites”. El ser humano es capaz para calmar su “falta de espiritualidad” con nuevos sistemas de creencias, producto de épocas de crisis que tiran de unos y otros hacia él.

Aun siendo consciente que muchas personas criticarán mi postura… solo deseo que me comprendan aun cuando no lo compartan, ahí está el respeto.

3 comentarios:

pepita cano de prado dijo...

hola javier, muy lindo lo que publicaste, te hace hacer un replanteo, al menos a mí, del enorme potencial humano que tenemos y que no lo utilizamos, sin costo alguno, como una sonrisa, un gesto, una palabra, un acercarte y ver en que puedo ayudar al prójimo, que lo veo desvalido,sin esperar la recompensa, que luego vendrá, porque todo este accionar enriquece al individuo que realiza buenas acciones y nosotros como operadores de conflictos, sabemos que con el empleo de este lenguaje cordial, logramos llegar a los mediados y ayudar en el encuentro de una solución. Comparto totalmente tu pensamiento,plasmado en este tema, muchas gracias.-

GENACEIA Alberton dijo...

Prezado Prof. Javier,
Gostei dos temas divulgados no seu "blog". Coordeno o Núcleo de Estudos de Mediação da Escola Superior da Magistratura- AJURIS, em Porto Alegre, Rio Grande do Sul, Brasil e estou compartilhando com os integrantes o link de acesso a seu blog. Ser grato pela vida nos coloco a serviço, com alegria. Na mediação, mais do que apenas ter uma escuta ativa é necessário nos colocar a serviço para facilitar a construção do entendimento e restauração de diálogo. Fraterno abraço. Genacéia da Silva Alberton.

Javier Alés dijo...

Muchisimas gracias Pepita y Genaceia... me encanta que podais difundir este y otros artículos de este blog para que vuestros alumnos comenten y aporten... gracias gracias. Javier